×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
16 Diciembre 2016 03:00:00
Un golpe de timón
La renuncia irrevocable de Javier Guerrero al PRI y su decisión de postularse como candidato independiente a la Gubernatura, modifica el escenario político del estado, pues abre la posibilidad de tener el primer gobierno ajeno a los partidos, como ocurrió el año pasado en Nuevo León con Jaime Rodríguez Calderón.

Con 33 años de militancia –uno menos que Guerrero–, el “Bronco” dimitió al PRI por razones parecidas: la creencia de quienes actualmente gobiernan, de “ser dueños de los partidos y de sus miembros”. Como independiente, Rodríguez se unió “a millones de mexicanos que han llegado al límite de la paciencia, y que hoy, encabronados –muy molestos– exigen cambiar los viejos moldes políticos de los partidos (…) y del propio sistema”.

En su renuncia, fechada el 14 de septiembre de 2014, Rodríguez advierte: “Hoy la angustia y el dolor de la gente, me demuestra que Nuevo León está en busca de un liderazgo que piense y actúe diferente, fuera y lejos de los partidos PRI y PAN, quienes por sus propios resultados ganados a pulso, han perdido credibilidad ante sus patrones los ciudadanos, y ya no son opción”.

Guerrero, en su carta al líder nacional del PRI, Enrique Ochoa, denuncia: “Hoy en Coahuila el partido se encuentra secuestrado y al servicio de los intereses de un pequeño grupo. (…) El rechazo ciudadano a la continuidad, la ausencia de rendición de cuentas y la falta de convicción democrática de quienes toman las decisiones en el estado y en el partido, mantienen asfixiada la vida interna del PRI y cancelado cualquier (…) reconocimiento a los liderazgos naturales. (…) Las formas de relación entre el poder y los ciudadanos y entre el partido y sus militantes, ha sustituido el debate libre y abierto (…) por el miedo, el temor y la manipulación y la represión”.

Sin estructura electoral ni acceso a recursos públicos, fuera de las prerrogativas, pero con un amplio respaldo ciudadano, Rodríguez obtuvo un millón 20 mil votos (48.8%), la alianza PRI-Verde-Panal-PD 498 mil (23.8%) y el PAN, en solitario, 466 mil (22.3%).

El gobierno del “Bronco” ha decepcionado a la población por falta de resultados, por no haber atacado a fondo la corrupción como lo prometió en campaña, y por descuidar sus responsabilidades, ahora como aspirante a la Presidencia.

Hasta ahora, el fenómeno “Bronco” no se ha vuelto a repetir. En las elecciones de junio pasado los candidatos independientes registraron poco avance. En Chihuahua, sin embargo, la participación del empresario José Luis “Chacho” Barraza contribuyó al triunfo del panista Javier Corral y a la derrota de Enrique Serrano, exalcalde de Ciudad Juárez y delfín del gobernador César Duarte, postulado por el PRI, el Verde, el PT y el Panal. Corral alcanzó el 39.6% de los votos, Serrano el 30.7 y Barraza el 18.6%.

Javier Guerrero esperó hasta el último minuto para renunciar al PRI. Lo hizo en Torreón, horas antes de que el CEN decidiera el método para seleccionar a sus candidatos para los gobiernos de Estado de México, Coahuila y Nayarit. “(en) Coahuila esa decisión ya fue tomada de manera anticipada y con una actitud intolerante y grosera por parte del gobernador (…) Rubén Moreira”.

El PRI estatal reaccionó con un boletín de 235 palabras. “Lamenta” la decisión de Guerrero, pero lo acusa de renegado, después de haber ocupado “múltiples” cargos administrativos y de elección popular gracias al PRI.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add