×
Luis Bernal
Luis Bernal
ver +
Narrador y cronista. Autor del libro de cuentos ‘La casa púrpura’ y la novela ‘Por este cielo jamás dejan de circular aviones’. Colabora para varias revistas y periódicos del país. Hincha de Tigres y la música norteña.

" Comentar Imprimir
11 Abril 2018 04:01:00
Un juego perfecto
No somos perfectos, esta condición es claro que nos fue negada y siendo sincero la vida nos lo recuerda constantemente. Hay un lugar donde quizás le podemos regresar el golpe y es en el beisbol. Empecemos pues entendiendo un Juego Perfecto que no es más que hacer 27 outs de manera consecutiva y esto implica no recibir hit, no hacer errores que pongan en base a los bateadores, que nuestro pitcher no regale ni una base por bolas y pues básicamente mandar llorando a cada bateador que se plante cerca del plato. Según la historia el primer juego perfecto que se registró fue lanzado por John Richmond de Worcester y a quienes vacunó fue a Cleveland un 12 de Junio de 1880, hasta aquí todo bien, pero la locura vino cinco días después, cuando John Ward, lanzador de Providence, hizo lo mismo al equipo de Buffalo. El 5 de mayo de 1904, montado en la loma para los Americans de Boston, el lanzador Cy Young dio inicio a la llamada era moderna del beisbol tirando un juego perfecto frente a Filadelfia. De hecho el trofeo que se entrega al mejor pitcher del año lleva su nombre, un grande de la historia del rey de los deportes.

CRONISTAS

Mucho se habla y se replica la voz de Victor Hugo Morales al relatar el segundo gol de Maradona a los Ingleses en México, aquel: “Barrilete cósmico, de qué planeta viniste…” es sin duda una narración que ha dejado huella en el fútbol. Bueno, les cuento: era el quinto juego de la Serie Mundial que los Yanquis disputaban con los Dodgers de Brooklyn un 8 de octubre de 1956, Don Larsen, un pitcher mediano y sin muchos reflectores logró en 2 horas y seis minutos retirar a todos sus oponentes para concretar la obra de arte perfecta en el escenario más importante del beisbol y conseguir con ello su boleto a la inmortalidad, además de lanzar el que probablemente sea el juego perfecto más famoso de la historia. Hace unos días la curiosidad y el youtube me llevaron a encontrar fragmentos de la narración para radio del último turno al bate de ese juego.

El cronista fue Vin Scully y aquí les comparto: ”Creo no equivocarme al decir que ningún hombre en la historia del beisbol había venido al plato en un momento más dramático. Ese hombre es el bateador emergente Dale Mitchell.” “Bueno, tomemos todos un gran respiro ahora que vamos al momento más dramático de la historia del beisbol. El público en Yankee Stadium, 64 mil 517 personas rugirán con cada lanzamiento. El Yankee Stadium se sacude desde sus cimientos.” “Lo tiene. Un juego sin hit, un juego perfecto en una Serie Mundial. Nunca en la historia de este juego había sucedido algo así en la Serie Mundial.” ”Nos quitamos el sombrero frente a Don Larsen. No hay carreras, no hay hits, no hay errores, no hay bases por bolas, no hay corredores en las almohadillas. El marcador final, Yankees, dos carreras, cinco hits, cero errores. Los Dodgers: cero carreras, cero hits, cero errores, de hecho no tienen nada en absoluto.” ”Este es un día para recordar, este es un juego para recordar, pero sobre todo, es el día más grandioso en la vida de Don Larsen. Y además el juego más dramático y mejor lanzado de la historia del beisbol”.

Por cierto, Los Saraperos de Saltillo registran dos juegos perfectos: en 1972 Andrés Ayón dejó llorando a los archirrivales Sultanes de Monterrey y en 1984 Jairo Valenzuela le hizo lo propio a Córdoba.

Nos vemos esta semana en el Madero.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2