×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
22 Agosto 2016 04:09:51
Un mundo enojado
El mundo está enojado, especialmente con los gobernantes y partidos políticos. Tenemos muchas muestras de ello. Los ingleses votaron por el Brexit motivados por el enojo, cuando vieron el resultado y sus consecuencias quisieron dar marcha atrás. Muchos norteamericanos hicieron candidato a Donald Trump, motivados por su discurso de odio y enojo, hoy su propio partido ya no sabe qué hacer con él, lo más seguro es que no gane, pero dejará a ese poderoso país dividido.

Este malestar obedece, en gran medida, tanto a la corrupción que existe en países desarrollados y en vías de desarrollo, como a la situación económica mundial cada vez más compleja, debido al lento crecimiento de las principales economías del mundo, el incremento de las tasas de préstamos en Estados Unidos y la caída en los precios del petróleo, lo cual ha generado desempleo y desigualdad social, en todas partes del mundo. Es por ello que el Fondo Monetario Internacional recortó su proyección de crecimiento para la economía mundial, de 3.8 a 3.6 por ciento.

Podríamos encontrar muchos ejemplos en distintas latitudes del mundo, pero no tenemos que ir tan lejos. En México también tenemos ese ánimo. El licenciado Enrique Peña Nieto, es y será el presidente que más reformas en favor de nuestro país ha hecho.

Muchas de estas reformas han comenzado a dar sus frutos. Otras, por su propia naturaleza, lo harán en los siguiente años, sin embargo, muy pocos lo reconocen. Haga lo que haga, diga lo que diga, hay un ánimo desfavorable que todos los días se ve alimentado por sus opositores. Ningún reformador en el mundo ha gozado de popularidad en su momento. Hasta que la historia lo juzga y lo reconoce.

Una de las más significativas es la reforma educativa. El presidente Peña pudo haber hecho lo mismo que Fox y Calderón: pactar con Elba Esther Gordillo. Calderón, por ejemplo, puso el sistema de educación básica en manos del yerno de la líder magisterial, que no tenía idea del tema y se dedicó a hacer negocios. De acuerdo con investigadores del Colmex, Elba Esther manejaba anualmente, a través de su grupo político, más de 384 mil millones de pesos, una cantidad mayor a la suma de los presupuestos de los estados de México, Jalisco, Nuevo León y el entonces Distrito Federal.

El sistema educativo ya no estaba en manos del Estado mexicano, sino del sindicato, que para controlarlo, usó una serie de privilegios, como las plazas heredadas, horas acumuladas e incluso compraventa de ciertas prevendas.

Hoy se trata de mejorar la calidad educativa y que con ello ganen padres de familia, maestros y particularmente las y los niños. Sin embargo, nada se le reconoce al Gobierno. Hoy no está de moda hablar bien del Presidente y de su Gobierno.

El oportunismo, el odio y la demagogia de grupos opositores se ponen de manifiesto en información que alimenta el odio y que usa, en muchas ocasiones, datos falsos para confundir a la ciudadanía. Por ejemplo, en redes sociales circulan notas, memes y videos que nos dicen que la reforma educativa privatizará la educación; que los libros de texto ya no serán gratuitos, que los maestros perderán todos sus derechos y que se han incorporado contenidos sobre sexualidad de manera explícita para niños de preescolar, todo ello con el propósito de demeritar la reforma.

Los papás de las niñas y niños que este lunes regresan a clases, saben que esto es falso. La educación sigue siendo pública y gratuita, pero la reforma sentó las bases para incrementar su calidad a través de profesores más calificados.

Los asesores en materia de comunicación política saben que los humanos tomamos decisiones de manera más emocional que racional. Por ello sugieren llevar al máximo algún extremo de amor, odio o miedo, que hoy, con el uso de las redes sociales, resulta más fácil. Así que aún nos falta ver más cosas motivadas por estos sentimientos. Espero no nos tengamos que arrepentir de nada.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add