×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
02 Enero 2018 04:08:00
Un nuevo comienzo
Un año más acaba y otro empieza. Es el segundo día del 2018 y creo que es en estas fechas cuando la nostalgia se apropia más de la gente, ya que significa el más evidente hecho del paso del tiempo, de que han transcurrido 12 meses y que pasaron tantas cosas en ese lapso. No somos tan conscientes del avance de los días que en esta temporada, precisamente.

Como madre de familia, no puedo evitar suspirar cuando veo a mis hijos que crecen cada día y de pronto me doy cuenta que ya se fue otro año. La vida continúa y nos absorbe en su dinámica, ya sea tranquila, moderada o acelerada y bajo determinadas condiciones que la hacen intensa o equilibrada.

En lo profesional, el 2017 fue vertiginoso en el sentido de que viajé frecuentemente por Coahuila por cuestiones de trabajo; además, enfrenté retos importantes que, afortunadamente, superé de forma positiva. Fueron meses de intensa actividad, que al final se recompensó con resultados y la satisfacción del deber cumplido.

Estoy segura que muchos de ustedes, estimados lectores, también tuvieron sus propios desafíos laborales, personales o familiares. Deseo que hayan conseguido los objetivos trazados en todos los aspectos y que en retrospectiva vean que con actitud, fe, entusiasmo y trabajo se alcanzan las metas; que es posible resolver las situaciones complicadas que se puedan presentar.

Pienso que ningún año es de plena felicidad, todos en algún momento atravesamos contratiempos, alguna pérdida o separación, enfermedades o una preocupación. Valoramos más la vida, la salud, la estabilidad y el bienestar cuando logramos sortear las dificultades. Al final te das cuenta que adquiriste mayor fortaleza interna y tienes más experiencia; el tiempo no pasa en vano.

Por ello, les decía al principio de esta columna, el año nuevo nos trae remembranzas y reflexiones; qué hicimos bien y que no, lo que nos falta por cumplir de propósitos y sumarle más. Nos invita a repasar las anécdotas, las lecciones de aprendizaje que te deja y a valorar los momentos, incluso los más pequeños, porque en su conjunto, constituyen un enriquecedor ciclo de vida.

Les comparto que el 2017 fue para mí la culminación de diversas facetas, pero el 2018 es también un año de oportunidades de seguir creciendo. Abracemos con esperanza el futuro y demos la bienvenida a lo que está por venir. Les deseo, de corazón, que todas y todos tengan un excelente nuevo comienzo.

Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2