×
Francisco Aguirre Perales
Francisco Aguirre Perales
ver +

" Comentar Imprimir
19 Marzo 2018 04:00:00
Un partido en agonía
Se formó una marabunta para reforzarle el paso al candidato José Antonio Meade, un grupo apilado con tintes homogéneos, compuesto con miembros de distintas dependencias del Gobierno federal para lograr que avance en los porcentajes de aceptación de los electores.

Todo el enjambre de personas que aglutinó el partido oficial, ha tratado de salir al quite, ya que el actual Presidente y su equipo han dado muestras de haber caído en su nivel de incompetencia, pues no han podido aumentar los niveles de aprobación del candidato, pues el cálculo de penetración sigue muy bajo, lo que de continuar con esa tendencia es claro que el electorado escogerá entre Anaya y López Obrador.

Esta catástrofe agónica la está sufriendo el partido irremediablemente, pues han sido años de ese proceder antidemocrático, anacrónico, que ahora se encuentra a un paso de su autodestrucción, pues hemos visto que el pueblo le ha volteado la espalda porque se siente defraudado por la actitud de sus miembros que han pertenecido a los gobiernos, y que vilmente han saqueado el patrimonio social en medio de una terrible impunidad.

Nuestra democracia ya no debe estar supeditada a vulneraciones recurrentes, mancillándola partidos políticos como los actuales, es necesario buscar otro tipo de caminos que repelen vicios, imposiciones, simulaciones; necesitamos corrientes políticas de donde salgan elementos que dirijan al país sin tomar en cuenta un solo partido, con visión de Estado.

Necesitamos un gobierno de coalición que englobe grupos con ideologías similares, de manera que se constituya un régimen conjunto que apoye a la sociedad con amplio criterio, es decir, que negocie con otras fuerzas de manera que se conforme un gabinete equilibrado con integrantes de esos grupos.

Y luego ¿Qué pasaría con el partido oficial a nivel nacional y sus sucursales en los estados y municipios? ¿De qué vivirían sus dirigentes, impuestos a no trabajar pensando en que todos los burócratas oficiales y las masas a quienes conceden dádivas los tenían cautivos? Ahora mismo ya se dieron cuenta que no es así, pues hemos visto que todos esos votantes ya no tienen interés en darle el voto al candidato oficial, y si no que lo digan las encuestas. Más claro ni el agua.

Se lo digo EN SERIO.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2