×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
18 Julio 2016 04:09:51
Un partido para el siglo XXI
Hoy todas las democracias en el mundo pasan por problemas similares, aunado a una crisis de credibilidad en los partidos políticos, de manera más aguda los partidos en el gobierno. México no es la excepción.

Difícilmente podemos comprender diversos problemas que enfrentamos sin asomarnos al contexto global. La economía es el mejor ejemplo de ello, sumado a que vuelve aún más compleja la comunicación social de un gobierno y del partido que gobierna.

La semana pasada el PRI vivió su proceso de cambio de dirigencia, esto motivó una serie de análisis e incluso críticas, algunas sobre el proceso mismo, otras sobre el tiempo de militancia de quien hoy lo dirige, Enrique Ochoa Reza.

En lo personal me gusta el perfil de Enrique Ochoa, explico por qué: he tenido poco trato con él, pero cada vez que lo he hecho encuentro en él a un hombre sencillo, sensible y preparado.

Cuando fui titular del Consejo Nacional de Fomento Educativo y él lo era de la Comisión Federal de Electricidad, no tuve más que decirle: “Enrique, los niños más pobres de México necesitan energía eléctrica en sus aulas, ellos también tienen derecho a usar una computadora”, para que de inmediato tomara cartas en el asunto.

Sin poner atención en la dificultad que significa poner cualquier servicio en las comunidades más pequeñas y marginadas del país, que son para las que trabaja el Conafe, me escuchó y me dijo convencido y comprometido: “por supuesto que sí Carolina, no tengo un presupuesto para ello, pero veré cómo le hago, porque es un asunto de justicia social”. Inicialmente pensé que iba a pasar por un proceso burocrático antes de que ello ocurriera, no fue así, Enrique, simplemente lo hizo posible.

Soy una militante del PRI como muchas otras mujeres forjada en el trabajo duro y la gestión social, esto me ha permitido lidiar con muchos funcionarios públicos de supuesta larga militancia y como muchos militantes me he encontrado con personas de todo tipo, unas accesibles, otras no, e incluso apáticas, ineficaces y sin la sensibilidad que da comprender la realidad social.

Igual que muchos, quiero un líder cercano, preparado para debatir, para construir acuerdos, para organizar elecciones, para sumar a los jóvenes y también a los viejos y leales priistas,

El PRI requiere un partido abierto a la crítica y a la autocrítica, como él lo ha señalado, un partido sensible, un hombre cercano a la militancia, capaz de comunicar sus acciones y decisiones, de explicarlas y defenderlas, también capaz de señalar acciones y omisiones de nuestros adversarios, de una derecha pragmática, elitista y conservadora y de una izquierda demagógica e irresponsable.

Particularmente me gustó que Enrique Ochoa exigió a los gobernantes emanados del PRI a también rendir cuentas a su partido, a cumplir con el código de ética, a que el Gobierno se acerque más a la militancia y explique el porqué y para qué de sus decisiones y acciones.

Por supuesto, también me parece justo que señale que defenderá a candidatos y gobiernos de calumnias y ataques, pues hoy la oposición, más que hacer una oferta política, basa su estrategia en la construcción historias, de denostación, acusación y calumnias para generar enojo, no para cosechar un voto a su favor sino un voto en contra del partido en poder. Hasta ahora esto les ha dado resultados.

No podemos dejar de observar que de aquí hacia adelante tendremos a muchos partidos opositores al PRI actuando con pragmatismo electoral, apostando a que le vaya mal al Gobierno y consecuentemente al PRI, mostrando una gran mezquindad. La nueva dirigencia del PRI tiene en frente un enorme reto, requerirá disciplina, diálogo, debate, pero sobre todo unidad partidista, como principal fortaleza.

Con independencia de la democracia interna de cada partido, lo que la sociedad quiere es tener partidos políticos que sean útiles, más abiertos, transparentes y, en suma, que representen genuinamente sus causas.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add