×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
02 Mayo 2018 04:00:00
Un poco de relaciones internacionales
Tras escándalos y bambalinas,se dio lo inesperado: una imagen habló más que mil palabras. Los líderes de las dos Coreas cruzaron la línea –y no infiero en relación con un acto hostil–, sino más bien a un acto de voluntades por la paz y tranquilidad entre naciones, a fin de prometer una desnuclearización.

Si bien esto ya se había suscitado entre naciones en el periodo entre 1991 y 1992, el encuentro reciente no garantiza nada y lo que ambos líderes de naciones hermanas proyectaron no es factible, toda vez que es fácil rememorar la raíz de todo mal, y es que las dos Coreas en su historia han tenido una serie de conflictos internos y las mismas han celebrado actos muy iguales a los que en días pasados nos percatamos como noticia global.

Según portales y medios de comunicación especializados en el tema han constatado su cronología conflictiva; anteriormente ya han celebrado cumbres en donde se busca unificar fuerzas de ambas naciones en pro de la paz y la seguridad, sin embargo, ello queda hasta ahí, siendo un sencillo código de ética tachado por la inestabilidad de voluntades.

La problemática deriva de una serie de situaciones, como lo fueron la famosa disputa en la franja que divide a ambas naciones, la desconocida explosión que hundió una nave militar surcoreana en el mar Amarillo y el ejercicio de pruebas nucleares en circunscripciones territoriales subterráneas por parte de Corea del Norte.

De lo anterior, la gran causa del deterioro de la relación se generó a raíz del vínculo de hermandad militar entre Estados Unidos de América y Corea del Sur con motivo de amenazas post guerra entre las coreas, y a lo cual el Norte, bajo el mando de Kim Jong-un, puso fin a todo acuerdo armisticio y dio corte de línea de comunicación entre ambos países, rompiendo la línea directa de comunicación militar y enviado un mensaje al Consejo de Seguridad de las Organización de las Naciones Unidas, advirtiendo una posible guerra nuclear.

Lo suscitado en días anteriores convierte al actual mandatario en único de su país en pisar suelo surcoreano y, además, presume de un efecto retractable de las controversias anteriores. Esto posiblemente generará coordinación en ambas para asegurarse de que no se repita la historia llena de tensiones, a lo que sin duda sería materia de gran avance político para la humanidad, al lograr la tan anhelada zona de paz que hace falta en países de la Asia tanto Oriental como Occidental, como lo es el caso de Siria. Además, permitirá ejercer acciones globales, unificar familias y militancia, acabar con dividendos, modernizar a ambos países y, fomentar la representación en actividades de toda índole como lo es el deporte y los Juegos Olímpicos a celebrarse en dicho continente. Sin duda un gran avance en el tema de la fraternidad.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2