×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
07 Junio 2018 04:00:00
Un potencial desperdiciado
Las autoridades de Piedras Negras, Coahuila; han advertido a la población la prevención ante la creciente agua proveniente del río Bravo, que es contenida en su presa La Amistad.

Construida desde 1963 y terminada en seis años siendo su inauguración en el año 1969, se ha considerado como uno de los íconos de la Región del Norte de Coahuila, y sur de Texas.

La presa La Amistad que comparten EU y México en el norte de Coahuila y el sudeste de Texas, es hoy todavía un potencial desaprovechado, tanto en sus aspectos turísticos, comercial o pesquero.

Si bien este vaso fue construido para proteger a las ciudades del Río, Texas y Acuña, de inundaciones periódicas del Río Bravo o Grande, pero también resguardaría contra desastres naturales Eagle Pass y Piedras Negras, obviamente en menor grado.

Ni Estados Unidos, ni México han construido la infraestructura turística, pesquera comercial que podría generar mayores recursos a ambos países de los que se beneficiaría Coahuila y Texas, pero sobre todo Del Río y ciudad Acuña.

Actualmente lo que se explota en la presa, del lado mexicano es solamente para la subsistencia de un grupo de pescadores agrupados en la Cooperativa de Pesca La Amistad, formada por un poquito más de 20 pescadores, extrayendo entre 11 y 20 toneladas de pescado al mes, sin embargo, este vaso acuífero que todavía para el 15 de mayo del presente año se encontraba al 32 por ciento de su nivel inundable, podría ser sujeto de siembra de especies más rentables que el bagre, la carpa, el mero y el robalo verde.

Tanto autoridades locales como pobladores reconocen que el potencial pesquero y turístico es muy grande y no ha sido del todo explotado, sigue en espera a que alguien con visión gire su vista para meterle todas las ganas y sacarle el máximo provecho y las mieles del turismo escurran con un ingreso extra para los coahuilenses.

Pero para ello es necesario primero invertirle en infraestructura turística y no solamente en mejorar tramos carretero o autopista, del lado mexicano sino tendría que haber una sinergia con el gobierno de los Estados Unidos para que funcione como todo un complejo recreativo en donde sea un ganar para ambos lados.

Desde su inauguración en 1969, solamente se ha aprovechado para generar electricidad tanto para el país, como EU con sendas hidroeléctricas operadas en la cortina. El funcionamiento del reparto del agua el manejo de las hidroeléctricas y otros aspectos de la Presa La Amistad se hacen por acuerdos signados por México y Estados Unidos.

Si bien es muy cierto que la construcción de la Presa La Amistad se hizo con el propósito de proteger comunidades y no es algo hecho por la naturaleza misma; no hay que desaprovechar el poder hacer de ello un ingreso para Coahuila, sino también un generador de empleos, trabajo, y todo aquello que implique la activación y derrame económico.

El potencial que presenta la presa en esta tierra de oportunidades que es Acuña, está en espera para que otro coahuilense tome la iniciativa y haga de ello todo un paraíso recreativo en donde México le puede apostar al turismo como una vía noble para no estar dependiendo de otros factores de la economía en la cual gran parte de las ganancias se queda en el extranjero. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2