×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
29 Octubre 2016 03:00:00
Un Refugio
Le quitó la ropa, la amarró a la cama, y la golpeó hasta dejarla inconsciente… Ella despertó, el la observó y la volvió a golpear. Pasaron un par de horas y ensangrentada y desnuda, tomó a su pequeña en los brazos y logró huir.

No, desafortunadamente no es el resumen de una película, es la lamentable vida de una mujer Coahuilense que vivía violencia por su esposo, y después de 5 largos años de sufrimiento, llegó a un Refugio para Mujeres en Situación de Violencia, sus hijos e hijas.

La violencia contra la mujer, es una forma cruel de discriminación y una violación de los derechos humanos. Causa sufrimientos indescriptibles, cercena vidas y deja a incontables mujeres viviendo con dolor y temor en todos los países del mundo. Pero no solo eso, ejercer violencia contra las mujeres, empobrece a las comunidades y refuerza otras formas de violencia en las sociedades.

Las disparidades patriarcales de poder; las normas culturales discriminatorias y las desigualdades económicas, se han utilizado para negar los derechos humanos de la mujer y perpetuar la violencia. La violencia contra la mujer, es uno de los principales medios que permiten al hombre mantener su control sobre la capacidad de acción y la sexualidad de sus parejas, en un amplio contexto de subordinación.

La violencia contra la mujer no se limita a una cultura, región o país en particular, tampoco a grupos específicos de mujeres dentro de una sociedad. Sin embargo, las diferentes manifestaciones de esa violencia y las experiencias personales de las mujeres si dependen de factores como el origen étnico, la clase social, la edad, la orientación sexual, la nacionalidad o la religión.

Pero sea cual sea el tipo, a la forma de violencia, existe un lugar donde las mujeres pueden recuperar el control de su vida: un Refugio.

Un refugio es el espacio físico donde se brinda protección y atención especializada e interdisciplinaria a mujeres, sus hijas e hijos en situación de violencia. Ahí se protege temporalmente a las mujeres y se evita que lleguen a ser víctimas de desgracias mayores como una discapacidad, una mutilación, la pérdida irremediable de la salud mental, lesiones o hasta incluso, de perder a vida por un homicidio o porque la desesperación la llevó a un suicidio.

Durante la estancia de mujeres y sus hijos en el refugio, se les brinda atención médica, psicológica, orientación y acompañamiento legal.

Desde la perspectiva de género y la defensa de los derechos humanos, un refugio brinda herramientas que fortalecen la seguridad personal de las mujeres y contribuye al desarrollo de habilidades, destrezas y capacidades para que puedan tomar decisiones asertivas en el proceso de construir una vida sin violencia.

¿Tu vives violencia? ¡No estas sola!, A partir de este mes de noviembre, Piedras Negras tendrá un refugio para ayudarte, solo tienes que acudir a la coordinación regional de la Secretaría de las Mujeres, al Centro SI Mujer, a la Instancia Municipal de la Mujer, a la Procuraduría, a la Defensoría Jurídica Integral, al Centro de Atención a Víctimas y Ofendidos o ante cualquier Ministerio Público y ellos te canalizarán.

La violencia contra la mujer no es inevitable y puede reducirse radicalmente hasta llegar a eliminarse, lo único que necesitamos, es voluntad para cambiar …Y tú ¿Qué opinas?.


Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2