×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
19 Julio 2017 04:04:00
Una novela con tinte electoral
Ahora sí que Coahuila lo ha visto todo, pero el tema del momento definitivamente va más allá de cualquier cosa que hubiera sucedido en el pasado. La vida política de nuestro estado se ha visto fuertemente criticada y defendida debido al escándalo político que resultó de las elecciones pasadas. Cada quien tendrá sus motivos o razones para defender tanto la postura a favor del resultado obtenido, como la que es en contra. Nos queda claro que fue un proceso controversial para unos y muy defendible para otros, mismo que generó dudas respecto a todos los candidatos a la Gubernatura, presidencias municipales y diputaciones locales.

La credibilidad en un proceso electoral estalla, y es debido a las supuestas irregularidades que estuvieron presentes desde el inicio de las campañas y no solamente al final de las mismas. Situaciones que son señaladas tanto por la ciudadanía como por los mismos políticos y candidatos, mismas que se han ido aclarando poco a poco; a pesar de eso, ha salido a la luz una nueva anomalía. Mucho se ha hablado acerca de que algunos candidatos a la Gubernatura de Coahuila sobrepasaron el límite presupuestario, lo cual generó la especulación de una posible anulación a las elecciones.

Este nuevo capítulo fue el causante de que se celebrara una sesión extraordinaria por parte del Consejo General del Instituto Nacional Electoral. El debate para dictaminar acerca de la fiscalización de las elecciones en Coahuila comenzó el viernes de la semana pasada; después de algunas horas, se pidió un receso de 48 horas para poder continuar el día lunes. En estas sesiones se decidiría si se recibirían o no comprobantes de gastos por parte de las coaliciones participantes para la Gubernatura coahuilense.

A pesar de todas las especulaciones que se han generado a raíz de estos eventos, el presidente del Consejo General del INE declaró que “ni los topes ni las nulidades de las elecciones corresponde determinarlos al INE”, ya que la raíz del problema se encuentra en las decisiones de estrategia política que se tomaron en cada uno de los congresos locales, independientemente del Instituto. De acuerdo con los consejeros, más de una institución está involucrada en estas eventualidades, por lo que la última palabra se tomará en los tribunales de nuestro país.

Somos un país de instituciones que han sido creadas a partir las necesidades que como ciudadanos mexicanos tenemos y del punto en el tiempo en el que nos encontramos. Ejemplo de ello es el órgano encargado de supervisar los procesos electorales en nuestro país. Pasamos por una dependencia gubernamental, la Comisión Federal Electoral, por un organismo autónomo, Instituto Federal Electoral, hasta llegar a la institución con la que contamos hoy, una que permite la participación de todos aquellos ciudadanos interesados en involucrarse en los procesos electorales, el Instituto Nacional Electoral. Es muy importante que, si no concordamos con los resultados de cualquier proceso, no solamente electoral, respetemos las opiniones de la otra parte de la sociedad, y no dañemos la credibilidad e imagen de nuestras instituciones sin argumentos válidos y fundamentados. Por lo pronto, debemos dejar que las autoridades competentes hagan su trabajo y tomen la decisión final; además, hacer a un lado las diferencias de nuestras ideologías políticas para trabajar en conjunto en el desarrollo de un nuevo y mejor estado.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2