×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
11 Julio 2017 04:00:00
Una oportunidad para ellos
Ahora que están de vacaciones todas las primarias en el país no se sabe si es una bendición o una maldición. Para quienes no tienen hijos este comentario será sin lugar a dudas sin sentido, para aquellos que sí los tienen sabrán por qué.

Por desgracia en nuestra cultura en México las escuelas son siempre una opción para aquellas familias en que ambos, es decir, el papá y la mamá tienen que verse obligados a trabajar para poder sacar adelante los gastos del hogar.

No se trata de una elección sino de una necesidad para quienes estamos viviendo en este mundo capitalista en donde es necesario trabajar con la oportunidad de no solo sacar lo necesario para poder sobrevivir sino también de poder adquirir alguna riqueza, ya sea en patrimonio o ahorro.

Los cursos de verano siempre será una buena opción para aquellas familias que siempre han visto los estudios de los hijos como una especie de guardería mientras los padres se dedican a trabajar; en lugar de una oportunidad para que los hijos se preparen y hacerle frente al mundo para valerse por sí mismos.

Aunque las vacaciones de verano siempre deben de usarse para tomar un descanso bien merecido de los estudios, los estudiantes o bien dicho los hijos deben de llenar ese tiempo de transición entre los años que estudian y las horas en las escuelas tomando un curso de verano.

Es una gran oportunidad para aquellos quienes no salieron tan sobresalientes tendrán siempre una ocasión para poder mejorar sus calificaciones aprovechando ese lapso en donde no se sientan presionados con el horario y sobre todo tener que aprobar la materia en curso.

Por otro lado, los papás tienen la oportunidad de llenar las vacaciones mientras ellos trabajan y dedicarles todo el tiempo que demandan los hijos cuando no están en horario escolar.

Para los estudiantes que tienen dificultades para mantener en un aula las calificaciones arriba del mínimo para aprobar como son las matemáticas o cualquier otra habilidad de estudio perdida durante el aprendizaje oficial, tendrán una oportunidad de reafirmar las materias cursadas o bien, nuevos temas y desarrollar nuevas habilidades.

Pero también existen estudiantes superdotados que suelen sobresalir más rápido que sus compañeros de clases. Además de prevenir la pérdida de aprendizaje durante el verano, estos estudiantes pueden ser introducidos a nuevos temas y desarrollar nuevas habilidades, para acelerar su método de aprendizaje.

La escuela o cursos de verano probablemente nunca va a ser calurosamente aceptada por la mayoría de la gente, pero es importante reconocer lo vital que puede ser para el crecimiento de un hijo.

Un currículo académico bien equilibrado y personalizado durante los meses de verano podría establecer a los hijos en el camino correcto para el éxito, reavivar el interés en el aprendizaje y aumentar la motivación de los hijos y la autoestima, especialmente si se adaptan a las necesidades individuales de ellos.

Pero no necesariamente tienen que ser cursos académicos, ya que también hay aquellos culturales como son la danza, música o arte. Todos esos, aunque se vean muy insignificantes o menos provechosos para salir adelante en la vida; forman parte del buen desarrollo del ser humano.

Pero quién puede juzgar si el día de mañana gracias a esos cursos de verano podemos tener en México un gran deportista que lleve en alto la bandera de nuestro país, o bien un cantante de ópera, pero también puede ser un artista que figure a nivel mundial.

Así que no hay que ver los cursos de verano como un suplente de una “nana” o una niñera, como también un suplente de una guardería, porque al final del día se trata de un crecimiento para los hijos y una oportunidad para buscar nuevas habilidades a descubrir no solo para ellos, sino para el mundo entero. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6