×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
15 Junio 2018 04:00:00
Urdimbres
Es probable que la canción escrita por Joaquín Sabina en honor a José Alfredo Jiménez se explique poco entre los mexicanos, tan subsumidos en la cultura vernácula que la hemos dado por vista. A la vista de la literatura -y a sabiendas de arriesgarme al exilio-, el compositor español comprendió el valor inigualable en las canciones hechas para explicar lo que en palabras cultas se llamaría novela de costumbres.

Las canciones de José Alfredo cuentan una historia, casi siempre fatales, porque la fatalidad persigue al recio hombre mexicano; la felicidad, en cambio, es un estatus potencial del cual se habla solamente cuando es fugaz.

En “Las ciudades”, el compositor mexicano incluyó dos frases breves, profundas y palmarias: 1) Las distancias apartan las ciudades y 2) las ciudades destruyen las costumbres. La primera es una verdad paradójica: Una ciudad aparenta acercar las respuestas a las necesidades básicas y sociales de una población, sin embargo, acaba por aislar a los individuos que son, en la dimensión de Cavafis, ciudades mismas, a menudo derivados en islotes.

Las costumbres tienen una connotación histórica más compleja. A simple vista, la afirmación es verdadera cuando se piensa cuánto las comunidades pequeñas, las rurales, son más capaces de preservar los usos y las costumbres en pro de un aseguramiento de acción y de provenir; la incertidumbre es, en gran parte, el arma letal de las urbes.

La palabra costumbre está compuesta por una raíz que significa junto con, cerca de, que en el pasado siempre aparecía cuando se aludía a algo en común. Luego tiene grupos de letras que aluden a un grupo comunitario y, finalmente, el sufijo relativo a la acción que tiene esas cualidades; es decir, la cualidad de que un grupo realice acciones en común que los acercan.

Costumbre tiene un prefijo que me lleva a relacionarlo con urdimbre, cierto tejido que producen las personas con la única finalidad de no perderse en el laberinto de los lugares, las cosas y los desconocidos.

No tengo idea sobre los conocimientos etimológicos de José Alfredo o si aplicaba algo así en sus composiciones; como sea, su sentido común lo llevó a aplicar el conocimiento milenario que no viene en el diccionario pero que conforma nuestro ADN.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2