×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
29 Abril 2017 03:00:00
Va pa largo
Larga renegociación: Donald Trump dijo en un discurso la semana pasada en Wisconsin: “… Queríamos empezar a negociar con México inmediatamente, pero tenemos estas provisiones por las que tenemos que esperar largos periodos de tiempo, hay que notificar al Congreso y después tienes que obtener un certificado, y después no puedes hablar con ellos en 100 días. Todo eso es ridículo…”. Y es que, según lo acordado en el mismo TLCAN, EU debe notificar a su Congreso de sus intenciones de renegociar el TLCAN, que a su vez llevará a cabo mesas para conocer el punto de vista de sus sectores productivos e indicarle al Poder Ejecutivo lo que sí y lo que no se puede renegociar, y a cambio de qué podría llevarse a cabo finalmente la negociación.

Trump llegó a la Casa Blanca el pasado 20 de enero. Se han cumplido tres meses de su mandato, pero el Congreso todavía no ha ratificado a la persona encargada de los tratados de libre comercio, lo que se espera suceda en la primera quincena de mayo. En consecuencia, la carta de intenciones de la renegociación del TLCAN llegará al Congreso a finales de mayo y, por ende, usará los meses de junio, julio y agosto -e incluso se alargaría hasta septiembre- para ver qué sí se puede renegociar y qué no.

Entonces, mis queridos seis lectores, una vez que el Congreso estadunidense dé las directrices a sus negociadores, iniciarán las pláticas entre los tres países, y probablemente podría haber un acuerdo entre marzo y abril de 2017. Pero el Poder Ejecutivo de EU nunca ha enviado un tratado de libre comercio en año electoral al Congreso para su aprobación, ya que su contenido se puede convertir en un arma de los opositores. Y resulta que en noviembre de 2018 hay elecciones para todos los escaños de la Cámara de Representantes de EU y una tercera parte de los escaños en la de senadores.

En el discurso de la semana pasada, por ejemplo, Trump dijo que el sector lácteo estadunidense habría salido muy mal con el TLCAN debido a que Canadá le impone altos aranceles a productos lácteos que se usan en la producción de queso, lo que imposibilita su exportación hacia Canadá, que protege con esa medida su sector de quesos. Sin embargo, Justin Trudeau, Primer Ministro canadiense, le respondió a Trump diciéndole que si gusta se puede negociar el sector lácteo del TLCAN, pero en conjunto con el sector agropecuario, donde EU tiene cuotas de importación y mantiene un superávit de 400 millones de dólares diarios con Canadá en su conjunto gracias a los aranceles que tiene EU.

Para los electores de cada estado las nuevas reglas del TLCAN traerán ganadores pero también claros perdedores y, por ende, ningún congresista estará dispuesto a perder una cierta cantidad de votos en juego si aprueba el nuevo Tratado en año electoral.

Así las cosas, pues va pa largo el TLCAN. ¿Y usted qué haría?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2