×
Wicho Durán
Wicho Durán
ver +

" Comentar Imprimir
12 Noviembre 2018 04:00:00
Va por Dessiree
Apenas hace unos días, escuchaba en el salón de clases la importancia que tiene para cualquier sociedad contar con una visión comunitaria, sin importar a quién, sin importar el cuando, sin importar el cómo, sin importar el dónde, mucho menos el porqué, si una persona requiere del apoyo de otra, nunca sobrará que sea sólo una la que lo apoye, mejor si son dos o tres, y qué mejor si es toda una comunidad.

Los tiempos que hoy vivimos serán mucho más complicados de aquellos que ya pasaron, y mucho más inciertos de los que están por venir, la constante duda que asalta la razón de cualquier hombre o mujer de no saber si será el doble de complicado vivir la vida en un futuro o simplemente la siempre añoranza de saber lo fácil que fue vivir en el pasado.

Por lo pronto, lo único seguro que tenemos es el día de hoy, el cual no se puede comprender y entender sin las semanas, meses o años que hemos vivido, el contexto de lo que pasa a nuestro alrededor cambiará siempre nuestro resultado a futuro, por más afinado y detallado que lo tengamos planeado, si uno no observa lo que pasa a nuestro alrededor o se aleja del sentimiento de aquellas personas con las que convivimos, tendremos entonces un gran fracaso como sociedad.

Son acciones tan pequeñas las que podemos realizar por aquellas que requieren de nuestro apoyo, que para mi fortuna la semana pasada tuve la oportunidad de conocer la historia de una gran guerrera, quien acompañada de su familia ha salido adelante, antes de entrar a detalle de la historia solo te pediría que tengas en cuenta la importancia y el porqué es imprescindible contar con una visión comunitaria y no solo con una visión personal de la vida.

Dessiree es una niña de Ciudad Acuña, la cual desde su nacimiento fue diagnosticada con una enfermedad que le daba solo algunos meses de vida, al pasar los meses y convertirse en años, sumados a la gran fe que tiene su familia, los resultados fueron cambiando, algunos estudios en México y Estados Unidos no eran nada alentadores para la familia, sin embargo continuaron pasando los días convirtiéndola en un caso más de éxito por sobrevivir, su familia ve en ella la mejor enseñanza que nos puede dar la vida, nunca desistir, mucho menos sin aferrarse a la vida y a todos aquellos pronósticos que se tenían en su contra, hoy son ya más de 10 años en los que a pesar de las indefinidas complicaciones sigue adelante.

Mi intención no es entrar en los detalles de lo que sin duda podría hacerse una gran película o libro de la vida de Dessiree, o de todos aquellos que también cuentan con una historia donde van superando una enfermedad, son muchos los gastos y sobre todo esfuerzos que ha realizado la familia por ser un ejemplo viviente de lo que se debe hacer en una situación como esta, historia que supe gracias a dos amigos (Valente y Lucía), sin dudarlo pensé en la “visión comunitaria” que debemos de entender por la simple empatía con Dessiree y toda su familia, por ser el gran esfuerzo que representa a muchas familias de nuestro querido México, otros amigos (Marcos y Sergio) coincidieron con esta historia y fue como se nos ocurrió juntar dinero a cambio de correr el Maratón del Pacífico el próximo mes de diciembre.

Las redes sociales fueron la plataforma de esta gran historia y sin duda se volvió el medio más importante para entablar un vínculo entre la comunidad que todos integramos y una pequeña guerrera que no baja la guardia, el apoyo desmedido no se hizo esperar y de un segundo a otro empezaron a llover ofertas de apoyo económico para Dessiree, sin importar los kilómetros que corramos el próximo mes, la gente apoyará una noble causa, pero más allá de una carrera, es la solidaridad que la gente tiene con una persona que ni siquiera vive en su misma ciudad o en su mismo país, pero que nuestra visión de comunidad hará posible que el día de mañana existan más y más personas que se solidarizaran con el prójimo sin importar el porqué, lo que se traduce en una sociedad más consciente, una sociedad más justa, una sociedad que automáticamente volverá al menos un poco más felices nuestros días, sin importar si son uno o varios los años que nos queden por vivir.

Felicidades a todos por ser parte de una sociedad civil organizada, la cual piensa al menos por unos segundos en apoyar a una bella niña de Ciudad Acuña.

Aprovecha al máximo este grandioso día, al menos sólo por hoy.

Nos vemos en las redes sociales de Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat o LinkedIn @wichoduran.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2