×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
18 Julio 2016 04:08:13
¡Vacaciones de verano!
Llegó el verano, las vacaciones y… el calor. Pero no solamente subió la calidez de la temperatura ambiental, sino también como en otras épocas del año, la del hogar.

Hermosos recuerdos de unas buenas vacaciones familiares guardamos todos en nuestros corazones y forman parte de esas anécdotas que al regresar a la vida cotidiana no puedes esperar contarles a tus amistades.

Desde que éramos niños y todo era juego, travesuras y risas; a nuestros veranos de juventud llenos de aventura, energía y, ¿por qué no? uno de esos amores que sólo se encuentran en esta temporada; llegando a la vida adulta, donde organizar las vacaciones es todo un caos, muchas veces drama y al final alegría y goce; hasta una edad avanzada donde ves cómo todo lo que has cultivado en tu familia te permite ir a disfrutar de un bello verano y donde llegan las memorias de los propios pasados; esas semanas de descanso bien merecidas que has esperado durante todo un año para darte el “break” no tienen comparación.

Los estudiantes celebran poder levantarse tarde, no más tareas y salir con sus amigos con mayor frecuencia y por más tiempo. Sin embargo, y no me dejarán mentir, avanzadas las vacaciones si no se tiene una actividad el dolce farniente como dirían los italianos o, el arte de no hacer nada, pierde su magia y se vuelve monótono y aburrido.

Los niños, para evitar esto, pueden entrar a cursos de verano o como es el sueño de muchas madres amas de casa, ayudar con el cuidado y limpieza del hogar. Los jóvenes pueden tomar empleos temporales, hacer sus hobbies preferidos, salir a divertirse con sus amistades o bien, dedicarse a trabajar en el ahora famoso “beach body” (cuerpo de playa). Aunque ya en estos tiempos, Netflix y/o otros medios de entretenimiento televisivo parecen ser una fácil manera de pasar el tiempo.

Los padres y madres de familia que trabajan suelen tener menos vacaciones que sus hijos estudiantes, por lo que deben planear qué hacer con el tiempo que les den de descanso. La mayoría busca organizar un viaje a la playa, otros tal vez visitar a sus parientes en otra ciudad, y algunos conocer otro país.

Por ejemplo, yo podría contarles muchas historias de mis increíbles veranos, de qué los caracterizaban y cómo cada uno me dejó una que otra lección de vida. Creo que eso es lo que buscamos obtener de un verano familiar como padres, experiencias para nuestros hijos, que sean inolvidables y constructivas.

En estas vacaciones de mucho calor hay que buscar armonía dentro del hogar, mejorar la relación familiar y sobre todo divertirnos mucho.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add