×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
19 Abril 2018 04:00:00
Vacunas antialérgicas: un mito
Siente que le pican los ojos, tiene una sensación en la garganta como si tuviera polvo, tiene tos y no se le quita, escurrimiento en la nariz y constantes estornudos todos los síntomas como si tuviera algún resfriado.

Si usted ya recorrió con todos los médicos terminando de exprimir su dinero y no ha encontrado la solución en donde después que lo han sometido a estudios costosos y cuando ya no pueden le sugieren que visite otro especialista, cuando desde un principio debió de haberlo atendido un alergólogo.

Lo que ha sido tanto en el municipio de Torreón y Saltillo, pero más en este último se está haciendo cada vez más común que en los lugares públicos se escuchan la constante toz, moqueo, estornudo, se observa a la gente rascándose constantemente en los ojos, pero tal parece que ya es algo normal y los médicos no encuentran un remedio u otros ya saben de lo que se trata, pero prefieren exprimir antes al paciente que dejarlo soltar.

Estos dos municipios de Coahuila, han tenido un incremento considerable de alergias cuando antes muchos de los pacientes no padecían de ninguna, y aunque en los dos municipios su clima y vegetación son muy diferentes se desconoce el motivo por cual se ha incrementado cada vez más pacientes con alergias.

Durante mis primeros años en las que vine a radicar en la capital de Coahuila, nunca entendía por qué algunos saltillenses me decían “a Saltillo, nada lo tumba, pero nada más viene un ventarrón y se acaba”, tardé un buen tiempo para entenderlo hasta reciente tiempo en el que empecé con los síntomas mencionados a principio de esta columna.

Después de haber recorrido a muchos especialistas, para terminar con una reconocida alergóloga a quien le agradezco su honestidad después de hacerme la prueba de punción, me dijo que no cometiera el error de cambiarme de casa porque era un problema en Saltillo, en la que estés en donde estés, el viento se encarga de esparcir todo aquello a lo que pudiéramos ser alérgicos.

Agregando la doctora que no soy el primero y que muchos pacientes han cometido el error de cambiarse de domicilio de un extremo al otro de la ciudad y continúan con sus síntomas y es por eso que ahora optado por decirle a sus pacientes que no cometan ese error.

Algo que dejó muy claro es que cualquier persona puede desarrollar una alergia a cualquier edad así que no necesariamente tiene que ser de nacimiento.

No existe un motivo por qué ahora la gente ha sido más propensa a desarrollar alergias cuando ha tenido muchísimos años de salud y sin ser alérgico a nada.

Seguramente habrá empresas internacionales preferentemente originarias de Estados Unidos, quienes han aprovechado dicha situación argumentando que los alimentos de ahora ya no tienen los mismos nutrientes, o que se trata un efecto de los alimentos transgénicos, o bien de aceleradores químicos de producción de alimentos tanto vegetales y animales para poder cubrir la necesidad del acelerado crecimiento de población y consumo alimenticio.

Existen muchas posibles explicaciones o justificaciones en las que estamos sumergidos ante la creciente inmunodeficiencia, pero el caso es que una vez sometido a un tratamiento de vacunas para alergias, que por cierto con médicos particular son muy caros y en el Seguro Social ya dejaron de aplicarlo más que puros medicamentos para contrarrestar los síntomas. Lo más lógico es pensar que ya nunca sufrirás de lo que eres alérgico.

Todo hace suponer lo contrario ya que yo me sometí a un tratamiento de aproximadamente de dos años, y aun así presento los síntomas mencionados al principio de mi columna y visitando a otros médicos por otro tipo de padecimientos, casualmente tanto médicos generales y así como especialistas, se ha tocado dentro de la plática el tema de las alergias y sobre el tratamiento de vacunas en donde estos doctores también han afirmado haber sido pacientes tratados con vacunas de alergias y su expresión ha sido la misma: “de nada sirven, me sigue dando alergia”

Las vacunas antialérgicas hacen suponer que es la solución para que el cuerpo pueda generar una inmunidad natural, sin embargo, los hechos dicen lo contrario en donde los alergólogos al parecer están perdiendo la batalla y falta de credibilidad ante sus pacientes y colegas, en donde todo indica que este método de vacunas empieza a ser todo un mito. ¿Y usted, qué piensa? (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6