×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
12 Agosto 2017 04:00:00
Vaivén inquisidor
De estar vigente la Inquisición, yo hubiese ardido ya en leña verde alimentada por los vecinos que me ven cada mañana entumiéndome en las aguas heladas de la acequia. Nadie creerá que es una prescripción médica el baño frío matutino, la exposición al aire puro y el desdén soberano al prejuicio ajeno.

Esta noche, a diferencia mía, Julión Álvarez y Rafa Márquez no dormirán como benditos gracias al baño frío, porque pende sobre ellos una espada cuyo peso, cualquiera que este sea, romperá el hilo del cual se sostiene sin previo aviso y sin razón alguna.

Los especialistas en derecho civil y penal no ven con mucho entusiasmo el optimismo del cantante –del futbolista no sé nada- quien está parado en esa filosofía profunda y respetable de los rancheros. El caso, dicen, que ser mencionado siquiera en un proceso del tipo en el cual lo involucran, implica la muerte civil por lo menos, en el mejor de los casos, durante cinco años.

Hace unas semanas transmitieron en televisión de paga un programa con entrevistados del FBI, quienes afirmaron que los mecanismos para marcar como sospechoso a un individuo eran impredecibles. Familias completas perdieron su identidad, su relación y, ya lo menos importante en esos casos, sus posesiones.

Lo irracional de todo esto es cómo las leyes tazan el nivel de peligrosidad de un sospechoso –como sea que haya llegado a esa tipificación-, pues estos dos hombres no podrán trabajar, disponer de su dinero, gozar el usufructo de sus propiedades, ser patrocinados durante el largo tiempo de la investigación que bien puede terminar con una sentencia o un “usted disculpe”. Mientras tanto, otras organizaciones relacionadas con actos de violencia extrema pueden continuar sin remordimientos.

Me viene a la mente el grupo Legión Holk, directamente relacionado con los tristísimos acontecimientos de Nuevo León. Se encontraron suficientes elementos para determinar que ejercía una influencia importante entre los jóvenes adscritos a ella por redes sociales; sin embargo, hoy mismo yo podría darme de alta en sus grupos.

La anarquía de las medidas cautelares, como en tiempos de la inquisición, sigue todavía el vaivén emocional que caliente el contentillo de los legisladores en turno.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
Imprimir
COMENTARIOS



top-add