×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
14 Junio 2017 04:00:00
Valor de una derrota
Amigas y amigos lectores el pasado domingo 11 de junio 2017 se reconoció mediante una constancia de mayoría a nuestro próximo titular del Ejecutivo y, hoy por hoy, los coahuilenses eligieron y optaron por la seguridad y progreso para nuestro estado. Escribo en razón a que es triste ver cómo los partícipes en esta elección ya no pregonaron más un cambio, sino además un fraude, manchando la legitimidad de este proceso electoral que involucra indudablemente al ciudadano y su derecho a votar. Es decir, nosotros como ciudadanos garantizamos la legalidad y la autenticidad del voto, y digo esto porque verificar y validar un resultado de manera pública y transparente al relacionarlo con la palabra fraude ya no es digno y violenta e insulta a miles de coahuilenses que participaron en la jornada electoral.

Ahora bien, es entendible en razón a que esto tornó parte de una competición, una algarabía total en las que son inmiscuidos sentimientos que desarrollamos en el trayecto por querer llegar a una meta más. Ser un buen competidor es reconocer al ganador y forma parte de la ética y preparación que racionalmente priorizan un sentimiento; cual debe ser, qué si bien se puede celebrar un triunfo, también se puede reconocer la derrota y es por ello que no sólo es indignante, es preocupante que mediante cortinas de humo no se sepa perder y más bien se inculque a la ciudadanía un resentimiento que no deja nada positivo para la sociedad en la que vivimos.

Es inaceptable que se exponga al ciudadano y se haga énfasis a que el modelo electoral de nuestro país es ineficiente, victimizándose, mismo modelo que impulsaron todos los partidos para garantizar la certeza y legalidad de todo proceso electoral.

Parte de la democracia invade ese análisis crítico, pero no engañemos a nuestra sociedad. Para los que ahora pregonan un fraude les puedo decir que la contienda se gana con votaciones, siempre enfocándonos en la meta y sin ver como corren los demás. Si democracia hubo en todas las designaciones distritales y locales de nuestro estado. ¿Por qué la Gubernatura sería la excepción? Analicemos y hagamos reflexión, seamos congruentes con lo que pensamos, decimos y hacemos. Aunque lo soñemos no siempre se puede ser victorioso, el camino siempre es más grande que el resultado, ser un buen competidor es reconocer el valor de una derrota. Mismo valor que te deja grandes experiencias y próximos sueños por cumplir.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2