×
Antonio Navalón
Antonio Navalón
ver +
Periodista, voyerista de la vida y vendedor de libros. www.antonionavalon.com

" Comentar Imprimir
06 Marzo 2012 04:00:01
Vencedores y vencidos
El momento de la verdad para un partido político es cuando debe que repartir el poder que tiene entre los suyos, el que puede llegar a obtener si derrota a sus contrincantes o el poder que va perdiendo según la encuesta del día.

Elaborar las listas a diputados y senadores del PRI, ha sido más traumático de lo que se podía imaginar, pero se ha sumado una circunstancia que si no fuera porque México es un país surrealista resultaría inexplicable.

El ex-senador priísta Manlio Fabio Beltrones fue el contrincante de Enrique Peña Nieto por la candidatura presidencial. Beltrones declinó dando un paso atrás para dar dos adelante. Si Peña Nieto llega a ser presidente, Beltrones será el hombre que tendrá el poder parlamentario en sus manos.

Ya quisiera uno la manera de perder de Manlio Fabio. Quizá Peña Nieto sea el próximo presidente pero lo seguro es que Beltrones será el diputado que tome decisiones de Estado en la siguiente Legislatura. Y él no va solo, va con sus fieles favorecidos con una curul, a diferencia de peñistas que dieron todo por Peña y no entraron en las listas. Gamboa es el caso más claro. Es de tal habilidad política que sin romper los nexos político-familiares con Beltrones consiguió, poquito a poco, convertirse en el fiel de la balanza, primero para resolver la declinación de Manlio Fabio y luego las listas de los peñistas. La historia analizará este momento y en poco tiempo se sabrá de verdad quien perdió y quién ganó.

La dupla Beltrones/Gamboa consiguió ocupar el poder parlamentario de PRI, y Gamboa consiguió además quedarse con la relación con los poderes fácticos. Solamente, la convicción profunda que tiene el cuartel general de la campaña del candidato Peña Nieto de que nada ni nadie impedirá su victoria justifica un suicidio político de esta magnitud.

Va a resultar muy difícil convencernos la nueva sensibilidad social del país está en la triada Peña Nieto/Beltrones/Gamboa. Y qué decir de los peñistas entusiastas de la primera, segunda y tercera hora que vieron cómo la competición entre los posibles candidatos terminaba en nada –si es que alguna vez se la creyeron–, sino que además vieron esfumarse sus curules en las cámaras simplemente porque es bien sabido que en México siempre es posible volver a empezar.

En cualquier otro país cuando hay unas batallas tan encarnizadas como las que vivimos en México, salvo que seas Hillary Clinton, tu marido se llame Bill y hayas sido la Primera Dama, el que pierde pierde y el que gana gana. Si Peña Nieto, Vázquez Mota y Obrador son presidentes lo primero que deberán hacer es llamar a los suyos y empezar a negociar para que les permitan sacar alguna reforma. Si no sucede así, ¿quién de verdad habrá ganado?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2