×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
27 Diciembre 2017 04:05:00
Venga el 2018
El domingo pasado se celebró alrededor del mundo una de las festividades más especiales del año: la Navidad. Esta fecha, la cual no viene aislada, sino que el espíritu se siente durante toda la época decembrina, puede tener significados y tradiciones diferentes para muchas personas. En lo que sí podemos coincidir es en el hecho de que durante este tiempo se forjan memorias y tradiciones muy especiales.

Desde colocar el pino, pasando por las recetas de cocina de temporada, hasta visitar la casa de los abuelos, la magia y alegría abundan en nuestros hogares. Otro aspecto en el cual podemos coincidir es que la familia y la unión juegan un papel fundamental en época navideña. Reencontrarnos con nuestros hermanos, jugar con nuestros primos y sobrinos, contar nuestras historias, con éxitos y fracasos, y dar un abrazo lleno de amor y cariño a aquellas personas que ocupan un lugar importante en nuestras vidas.

Algo que considero importante es que así como nos da alegría compartir con estas personas las experiencias en las cuales “ganamos”, también es imprescindible contar aquellas en las que “perdimos”. Al compartir los momentos difíciles, hacemos una recapitulación y recordamos que aunque los resultados pudieron haber sido desfavorables, siempre hubo aprendizaje de por medio. De igual manera, este ejercicio puede servir para agradecer a nuestra familia y seres queridos el apoyo que nos brindan a diario; incluso cuando nos encontramos lejos.

Además de haber celebrado la Navidad, nos encontramos cerca del último día del año 2017 y del llamado Año Nuevo. Estos días previos a entrar al 2018 sirven de reflexión, de agradecimiento y de cambio. Debemos reflexionar acerca de aquello que vivimos durante el presente año; qué fue lo que aprendimos y cuánto crecimos como personas. De igual manera, es fundamental estar agradecidos con la vida y con todas las oportunidades que nos son brindadas y con nuestra familia y amigos. Si somos agradecidos, podremos desempeñarnos de mejor manera en cualquier ámbito, ya sea personal o profesional. Una vez que reflexionamos y agradecimos, llega el momento que para algunas personas puede ser el más difícil: el cambio. Debemos decidir qué es lo que debemos cambiar para mejorar como individuos. Debemos cambiar aquello que de alguna manera nos haya perjudicado. Sólo con el cambio positivo nos será posible lograr nuestra meta, sea cual sea.

En conclusión, esta época es tiempo de ilusión, de amor, de cariño y de deseos. Además, es momento de renovar energías para poder renacer y retomar aquellos retos no resueltos en el 2017. Sin embargo, no podemos olvidar que el año nuevo vendrá con nuevos desafíos por cumplir y nuevas lecciones por aprender. Invito a todos a reflexionar y a no tomar este tiempo a la ligera, aprovecharlo para prepararnos y comenzar el 2018 con la mejor actitud y nuevos propósitos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2