×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
21 Noviembre 2018 04:00:00
Verdad incuestionable
Al igual que en otros años, se sigue repitiendo los abusos cometidos por parte de los comerciantes cada vez que sale las “dizque” promociones del “Buen Fin”, ya que, en la edición del 2018, se registraron quejas reportados a la PROFECO, en diferentes partes de la república mexicana, esta noble instancia gubernamental a punto de desaparecer en el próximo gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador; logró defender a millones de mexicanos.

En forma general se puede decir que la Procuraduría Federal de Consumidor rescató millones de pesos a consumidores en donde las principales tiendas comerciales que no respetaron las ofertas o “jugaron”, con publicidad engañosa fueron Sam´s Club, Liverpool, Best Buy, Coppel, entre otros más.

Las quejas fueron en su mayor parte en equipos electrónicos como las televisiones de pantalla plana y todo aquello relacionado a telecomunicaciones. Pero no fueron los únicos comercios sino también sucedió lo mismo con otras plazas comerciales del país que pertenecen a dueños de locales.

Existe mucha ignorancia por parte de los mexicanos y a sabiendas de ello no solamente instituciones de gobierno como agentes del SAT en aduanas que violan los derechos por la sencilla razón de estar conscientes que la mayor parte de los mexicanos desconocen sus derechos y procedimientos.

Al igual que ellos, pero en mayor cantidad los dueños de comercio cometen más abusos ante los derechos de millones de consumidores, que a la falta de conocimiento la mayor parte de las veces las actuaciones de los primeros mencionados piensan que son correctos, sin embargo, es todo lo contrario.

Un ejemplo de ello sucede en Coahuila, para una empresa local de la ciudad de Torreón, cuyo nombre comercial es CIMACO, que de manera impune está obligando a los acreedores de una cuenta de crédito otorgado por la misma tienda a comprar un seguro de vida, cuyo registro está validado por la CONDUSEF, sin embargo, la manera de otorgamiento es indebido.

La manera de actuar de esta tienda es que para poder mantener activo tu crédito otorgado tienes que hacer algún tipo de consumo y el mecanismo para poder hacerlo es con la venta de un seguro de vida que se puede pagar de manera mensual o anual, pero en caso de no querer dicho seguro debes de mantener un consumo mínimo.

A manera personal hace un poquito más de 31 años atrás se me otorgó un crédito el cual tenía años con un historial crediticio bueno y amplio, pero años recientes se me fue cancelado pues tenia tiempo de no usar mi beneficio de crédito otorgado puesto que tenía otras mejores opciones de compra.

Al momento de reclamar el porqué me cancelaron mi crédito de dicho comercio, se me explicó que se trataba de “actualización” de datos, pero en realidad era que tenía que darle movimiento a la cuenta, siendo de manera implícita o entre líneas que estaba obligado a tener un consumo cada determinado tiempo sino se me cancelaba todo mi historial crediticio el cual considero una medida injusta y mala práctica de comercio.

En ese momento es cuando se hace una propuesta para mantener activo tu crédito con la venta de un seguro de vida el cual de la manera sutil o como se maneja el simple hecho de una cancelación de crédito infundado por la falta de pago es una manera de obligar que en su definición es “mover e impulsar a hacer o cumplir algo, ganar la voluntad de alguien con beneficio u obsequios, hacer fuerza en una cosa para conseguir un efecto”.

La misma ilegalidad sucede en su ticket de compra cuando se firma el producto a la cual se te es otorgado el crédito viene en la parte inferior una leyenda de pagaré en blanco en la cual no se estipula el porcentaje de cobro de interés, fecha de suscripción y vencimiento sino esto se deja abierto.

Muchas de las veces en el pasado personalmente tachaban estos espacios en blanco por recomendación del Colegio de Abogados, no firmar ningún tipo de documento en blanco y que deben ser llenados para que en un futuro no sean alterados.

Este mismo argumento se lo explicaba a las vendedoras y/o vendedores pues me invalidaban el ticket y me volvían a imprimir pidiéndome que no tachara los espacios en blanco y obviamente me negaba ante la petición respondiéndoles con una pregunta: ¿Tú firmarías un pagaré o letra en blanco?, su respuesta era más que evidente.

En platicas con amistades me di cuenta que no era el único, y al igual que yo preferimos no darle pelea o denunciarlo ante PROFECO, gracias a otras opciones de tiendas comerciales cuyas prácticas son distintas a CIMACO, preferimos ser clientes de estos centros comerciales a nivel nacional.

Todo podría tratarse de un mal entendido o falta de capacitación por parte del personal que laboran en esa empresa, principalmente aquellas que hacen su labor de venta y promoción de productos el cual estaría en dudas. Sin embargo, lo que no se puede justificar y no se vale es que, por la falta de movimiento, pero sin adeudo eliminen tu crédito departamental dando aviso a Buró de Crédito, como si uno lo hubiera solicitado, pero al momento de exigirle a la tienda la solicitud por escrito carecen de evidencia.

Sin lugar a dudas es una verdad incuestionable el no saber nuestros derechos pueden ser pisoteados por cualquiera. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2