×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
01 Abril 2016 04:05:12
Violenta impunidad
Desde mayo a la fecha, en el estado de Veracruz se ha venido desarrollando una terrible historia de impunidad, igual que muchas que se gestan en nuestro país, sin embargo, por alguna causa los medios nacionales le han dado cobertura, la principal protagonista es Daphne, una menor veracruzana abusada por un grupo de cuatro jóvenes influyentes, hijos de empresarios poderosos y un exalcalde, a los que la misma sociedad veracruzana les han nombrado “Los Porkys”. El lamentable evento se llevó a cabo el pasado año en una fiesta, en donde la joven Daphne sufrió el abuso sexual, maltrato y abandono por parte de “Los Porkys”, lo extraordinario del caso es que, a pesar de que existe un video que contiene la confesión expresa de los inculpados, el juez que atiende el expediente penal lo sobreseyó, argumentando no tener pruebas suficientes para declarar la culpabilidad de los confesos violadores.

Esto en el estado de Veracruz donde gobierna Javier Duarte, el cual ha dejado ver que el sello distintivo de su administración es la impunidad. Asesinatos de periodistas, mujeres, estudiantes y activistas han sido la constante en su gobierno, los cuales muchos de ellos ni siquiera han sido investigados.

Humberto Moreira fue absuelto en España del delito de lavado de dinero a pesar de haber sido investigado durante un año en ese país por la malversación de aproximadamente 200 mil dólares, supuestamente provenientes del narcotráfico, cuando en México ni siquiera fue investigado por el destino de los millones con los que endeudó a los coahuilenses utilizando documentos
falsos; y por si fuera poco, luego de su detención en la nación europea, México advirtió que le brindarían ayuda consular en caso de requerirlo.

La impunidad en la Administración federal también se dejó ver cuando el Estado evitó investigar, en el año 2014, al mismo Presidente, Enrique Peña Nieto, y a otros miembros de su Gabinete, por la inexplicable compra de costosas residencias a uno de los principales beneficiarios de millonarias obras públicas realizadas en el Estado de México, durante el mandato del priista
como gobernador.

Inacabables los ejemplos, todos los días los ciudadanos nos enteramos de algún caso en el que las víctimas de delitos no obtienen respuesta de las autoridades de manera deliberada para combatir los crímenes.

Es evidente que a nuestros gobernantes se les ha olvidado que la principal obligación que tiene el Estado es precisamente la de procurar la justicia, por medio de la aplicación de las leyes que ya existen y que contemplan de manera específica las conductas que por alguna razón no son sancionadas cuando son cometidas por los integrantes de los gobiernos, amigos y parientes
de estos.

Los mexicanos no conocemos la verdadera justicia, la impotencia y el miedo son parte de nuestra vida, todos sabemos que aquí en nuestro estado mexicano los delincuentes no son castigados, por lo que los gobernados permanecemos en un cotidiano estado de indefensión.

Lo peor viene cuando nos damos cuenta de que el amargo sabor de boca que deja la impunidad es tan parecido al que nos deja la violencia, por eso, cuando alguien es víctima de un crimen y no es respaldado por el Estado, los gobernados nos sentimos violentados, así que, los discursos encaminados a la erradicación de la violencia deben sin duda alguna incluir la terminación
de la corrupción en las administraciones públicas, así como la depuración de los vicios en las instituciones encargadas de la ministración de la justicia, ya que sin esto, los ciudadanos seguiremos sufriendo el mayor acto de violencia al cual puede ser sometido una sociedad y que tiene por nombre impunidad.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add