×
Cristina Orozco
Cristina Orozco
ver +

" Comentar Imprimir
15 Julio 2017 04:08:00
Visión 20/20
En el desorden moral de la clase política actual las lecciones abundan.

Torcer las leyes del proceso electoral le puede costar caro al ingeniero Riquelme, nada más ni nada menos que la Gubernatura, pues andan diciendo por ahí que “este arroz ya se coció”, y habrá una nueva elección, lo cual ofrecería una segunda oportunidad a aquellos candidatos que no creían y no previeron contra qué y a quiénes se enfrentaban, pero para Riquelme ya sería demasiado tarde.

Al mirar atrás, tenemos una visión 20/20. Esto significa que nuestra vista es perfecta, somos capaces de reflexionar sobre hechos pasados y emitir un juicio objetivo.

A casi 5 meses de que concluyan estos 12 años de los Moreira gobernando, los coahuilenses habremos de sentirnos satisfechos de haber exigido un proceso electoral legal y eficiente, pues a la democracia, es decir, a la soberanía del pueblo y quién lo gobierna, se le respeta desde el núcleo.

Mientras escribo escucho a los consejeros del Instituto Nacional Electoral, cómo desmenuzan las quejas del proceder del candidato Miguel Riquelme durante el fallido proceso electoral, estos asuntos los discuten aludiendo a la ley electoral, a la historia de casos similares y en momentos a la filosofía ética democrática.

Por horas se discutió si lo que prometían las tarjetas llamadas “monedero rosa” entregadas durante la campaña del PRI fueron propaganda o un soborno al ciudadano, un modo de intimidar, a cambio del voto, lo cual viola la Ley Electoral. 

Se votó seis a favor y cinco en contra, por lo que serán sancionados.

Ellos, los consejeros, leen y exponen sus puntos desde una visión a la distancia, pero uno los escucha con el conocimiento de causa y previo de una estructura gubernamental que se distingue por su actuación ilegal y de dominio democrático, es decir, de ejercer el poder sobre las personas, del controlar a los dominados y asociado con una función de protección.

No sabremos cómo quedarán nuestras quebrantadas finanzas hasta que nos deso-cupen la casa, eso puede llevar tiempo, pero buscar la alternancia gubernamental, por salud política, es un asunto crítico.

Es difícil de concebir la mera idea que después de lo vivido, el devenir económico, social y cultural de Coahuila esté en manos de un candidato impuesto por los que dicen se van y dejan un montón de procesos abiertos para el que siga los mantenga engavetados y sin resolución.

En momentos de la discusión pareciera que apenas están construyendo las leyes de competencia de algún punto, se pasan la bolita, “no nos compete”, “sí nos compete”, parece ser que las leyes pueden ser quebrantables porque ya hubo quienes cometieron ese mismo acto y no se resolvieron en su momento.

El caso es que nuestro futuro pende de la cuerda floja.

De haber reelección, no sería de inmediato, tendríamos un gobernador interino, como cuando Humberto Moreira le cedió el puesto a Jorge Torres López y al cabo del tiempo se destapó la megadeuda y de no deber nada, el estado fue saqueado.

Con nuestra visión 20/20 podemos hacer más que esperar y ver que la historia no se repita.

¡Al tiempo!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2