×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
17 Septiembre 2017 04:00:00
Viva México
Sin dudarlo todos los mexicanos gritamos en cada festividad, con orgullo y pasión, ¡Viva México!

Una frase en extremo corta, y que sin embargo evoca en nosotros ese sentimiento de patriotismo arraigado debido a la cultura de mexicanidad en la que nos inician durante los años escolares y que revivimos ante competencias deportivas internacionales, al pisar territorio extranjero, y aunque tal vez menos, cuando escuchamos nuestro himno o vemos izada nuestra
bandera. 

Pero nada como las fiestas patrias, es entonces cuando pareciera incluso que nos trasladáramos a aquellas fechas en las que los héroes de la nación dejaron sus conocimientos y cualidades, empeñaron toda su capacidad y, con gran valor, entregaron hasta su vida por llegar al cometido, sí, ese qué tal vez ahora celebramos vestidos con trajes típicos pero del que tal vez poco sepamos o comprendamos. 

¿Y, por qué me atrevo a decir esto? 

Lo hago porque justamente esa entrega absoluta de los protagonistas de la historia, que llevaron al movimiento insurgente a lograr nuestra independencia, hoy en día no resulta más que un recuerdo. 

En la cotidianidad, cada vez es mayor la falta de aprecio por las conductas éticas, solidarias, desinteresadas, con las que se busca servir y no solamente obtener algún beneficio personal. Esta es mi apreciación, y pudiera asegurar que muchos de los lectores coincidirán conmigo. 

Hoy por hoy, si levantáramos una encuesta entre jóvenes, adultos, e incluso menores, podríamos concluir como resultado que son más conocidos y admirados personajes asociados a la corrupción, a la delincuencia, al poderío económico, que cualquier otra persona que destaque o lo haya hecho por entregar su vida a la enseñanza, a salvar vidas, a cuidar enfermos, a impartir justicia, a defender a los necesitados. 

Y permítanme aclarar que la anterior reflexión no la hago con un afán de sermón ni mucho menos bajo la óptica de que la de la pluma sea una mexicana ejemplar. No amigos, esta reflexión la comparto con ustedes justamente a partir de un análisis personal realizado la pasada tarde-noche del viernes 15 de
septiembre. 

Y es que, al ver transitar ríos de personas rumbo al lugar de celebración del Grito de Independencia, observaba a familias, parejas y grupos de amigos, todos con el afán de llegar hasta ahí, donde se encuentran los puestos de comida, el escenario en que se presentarán los artistas, al área de los juegos mecánicos con que se divertirán los pequeños, ah, y también para estar exactamente enfrente de la Presidencia Municipal donde se lanzara el bonito espectáculo de pirotecnia. Todos felices en dirección a gritar: ¡Viva México! 

Será que también correremos con prisa para ayudar a alguien que se encuentra en estado de necesidad? Nos expondremos sin miedo, valientes para defender a alguno de nuestros vecinos cuando se está cometiendo alguna injusticia?

Podremos actuar como lo hicieron aquellos héroes a los que año tras año vitoreamos?

Respondámonos cada uno en la privacidad de nuestra conciencia. Siempre tendremos la oportunidad de reconducirnos hacia nuestra mejor versión, y qué mejor que hacerlo, por nuestro querido México a la luz de la explosión de patriotismo que nos llega por estas fechas. 

¡Viva México! 

Lariza Montiel Luis
Sígueme en redes de Facebook y Twitter @LarizaMontielLuis
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2