×
Tomás Mojarro
Tomás Mojarro
ver +

" Comentar Imprimir
20 Octubre 2016 04:00:00
Vivir en las catacumbas
Cinco meses después de la fiesta en Los Pinos por la apertura sin precedentes del Presidente de México a la diversidad sexual, viene la resaca. De septiembre a octubre, apenas en un mes, el odio ha matado a 10 mujeres transexuales y herido brutalmente a una. (Genaro Lozano, 18-X-16.)

Contra esos “réprobos” Juan Sandoval, cardenal emérito de Guadalajara:

- Las desviaciones de ciertas personas no deben servir para condenarlas, pero tampoco para presumirlas; deben mantenerlas bien en secreto.

Truena Javier Lozano, cardenal: “¡Los homosexuales y las lesbianas jamás podrán entrar en el reino de los cielos!”

A semejantes tonsuras homofóbicas replicaba Enoé Uranga, aguerrida punta de lanza del movimiento homosexual:

- Ignorancia y homofobia del alto prelado católico. El cardenal, en un esfuerzo de tolerancia digno de encomio, acaba por hacer una extraordinaria apología de la doble moral, del clóset social. ¿A quién sirve semejante falsedad?

Hace tiempo el político Jorge Emilio González:

Estoy en contra de la homosexualidad. No es algo sano, es algo antinatural, es ir en contra de un proceso. La naturaleza junta al hombre y a la mujer. Lesbianas y homosexuales, qué lamentable. No es algo sano. Los que vivimos en armonía con la naturaleza manifestamos abierta y libremente nuestros instintos. Los amores disidentes, qué lamentable. Todas esas cosas no había antes. Me hubiese gustado vivir en aquella época.

Enoé Uranga: “Visiones como estas, que privan en las mentes de muchos personajes de la vida pública, reflejan los prejuicios y la ignorancia que existe en buena parte de la sociedad mexicana, pero son lamentables cuando se trata de quienes tienen la responsabilidad de construir las nuevas reglas de la convivencia democrática. Los representantes de la sociedad no pueden agredir y dañar de esa forma a la sociedad misma y menos promover el linchamiento”.

De hace un lustro al actual, ¿se advierte en México algún cambio positivo en lo que atañe a discriminación contra el homosexual? Por aquel entonces el Comité Orgullo México, Divergentes, Grupo de Homosexuales Acción e Información, Foro de Hombres Gays, Nueva Generación de Jóvenes Lesbianas y Musas de Metal, publicó un documento del que extraigo estos párrafos:

“Hoy, el terrible estado de discriminación que existe en México siendo tratados como enfermos y como desviados, y se pretende que seamos confinados a ghettos. Se nos confieren todas las obligaciones que a los demás ciudadanos, pero frente a los derechos somos considerados ciudadanos de segunda. En varios lugares de la República somos obligados a vivir nuestra sexualidad y nuestra vida cotidiana en las catacumbas, víctimas del rechazo y de actos violentos de una crueldad extrema, reflejo de una sociopatía generalizada: muertes violentas de extrema crueldad, que va del puñal al estrangulamiento.

El proceso democratizador, para ser legítimo, debe incluir el respeto a la diferencia. Para ello son necesarias reformas legislativas orientadas a combatir la discriminación en todas sus expresiones. El principio es una efectiva protección jurídica que garantice desde el Estado la ciudadanía plena de todos. Para construir una democracia real no aceptamos que existan mayorías y minorías. Las reivindicaciones políticas de las lesbianas, los homosexuales y las personas con identidades genéricas disidentes tienen sentido como parte de un amplio proyecto, con consecuencias inmediatas en la calidad de vida de seres humanos concretos.

Lo que queremos es ser tratados de igual a igual. Nuestra causa es la causa de todos los discriminados”.

De igual a igual y de ayer a hoy, mis valedores: ¿algún cambio positivo en este país de dogmas, prejuicios, machismo, mediocridad?

(Trágico.)
Imprimir
COMENTARIOS



top-add