×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
23 Febrero 2017 04:00:00
Votar con los pies
Se llamaba Guadalupe Olivas Valencia. Su nombre estaba escrito en la bolsa de plástico transparente, con una muda de ropa y un poco de comida, que la Migra entrega a quienes deporta. Guadalupe era originario de Sinaloa y tenía 44 años. Era su tercera deportación. Al salir de Estados Unidos y entrar a Tijuana gritó que no quería regresar a México. Se arrojó del puente del Chaparral y falleció poco después.

El Gobierno de Donald Trump está lanzando una campaña contra los inmigrantes indocumentados y particularmente los mexicanos. El mismo 21 de febrero en que Guadalupe se suicidó, el Departamento de Seguridad Interna dio a conocer nuevas reglas.

El Gobierno estadunidense va a dar mayor difusión a los crímenes de los indocumentados. Eliminará para ellos la protección a la privacidad que otorgan las leyes del país. Usará a policías locales para detectar y detener a ilegales. Construirá nuevos centros de detención. Impedirá el ingreso de solicitantes de asilo. Acelerará las deportaciones. Expulsará a los indocumentados al país por el cual hayan llegado, o sea a México, aunque se trate de centroamericanos. Construirá un muro en la frontera.

Preocupan muchas medidas de la lista, entre ellas el esfuerzo abierto por presentar a los inmigrantes como criminales. Para eso se dará una difusión especial a los delitos que cometan, a pesar de que las estadísticas sugieren que incurren en menos crímenes que los nacidos en el país. También se considerarán como conductas criminales faltas que antes eran simplemente administrativas, por ejemplo, el uso de documentos falsos para obtener un empleo.

El Gobierno de Trump no está modificando las leyes para no tener que pasar por el Congreso. Simplemente está endureciendo las reglas de aplicación. Tendrá que acudir a los legisladores, sin embargo, para obtener recursos que le permitan contratar a 15 mil agentes migratorios adicionales y construir un muro fronterizo cuyo costo se estima en 21 mil millones de dólares.

Trump está lanzando una abierta cacería de indocumentados y el ejemplo del jefe ha hecho que algunos subordinados cambien su actitud hacia los extranjeros, legales o ilegales. Estamos viendo interrogatorios más prolongados en fronteras y aeropuertos, así como la detención e interrogación de personas por el hecho de ser morenos.

No todas las medidas son nuevas. Los agentes migratorios, por ejemplo, siempre han tenido la facultad discrecional de impedir la entrada o de deportar a cualquier migrante. Ahora esta posibilidad se refuerza.

A pesar de la persecución, muchos mexicanos quieren ir a Estados Unidos o, ya estando ahí, buscan permanecer. El caso de Guadalupe, el hombre que se suicidó este martes en el puente del Chaparral, es sintomático. Millones de mexicanos han votado con los pies para ir a trabajar a un país donde han encontrado oportunidades que México les ha negado.

Trump es ciego ante los beneficios que los inmigrantes han aportado a la sociedad estadunidense, pero los políticos mexicanos han minimizado el gran fracaso económico de nuestro país que ha impulsado a millones de mexicanos a arriesgar la vida y la tranquilidad para migrar. Nuestros políticos deberían preocuparse menos por las malas decisiones de Trump y prestar atención a las políticas económicas que permitieron construir esa prosperidad estadunidense que tantos mexicanos han ido a buscar.

Crecimiento

La economía mexicana creció 2.3% en 2016, contra 2.6% en 2015. Las actividades primarias aumentaron 4.1%. Las secundarias se quedaron estancadas por la caída del petróleo y la minería, pero se recuperaron la construcción y las manufacturas. Los servicios subieron 3.4%. No es una crisis, pero tampoco el 6% prometido.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add