×
Raymundo Riva Palacio
Raymundo Riva Palacio
ver +

" Comentar Imprimir
02 Mayo 2018 04:07:00
Voto útil, discusión inútil
La discusión sobre el voto útil es inútil. Plantear, como lo han venido haciendo diversos actores políticos que frente a Andrés Manuel López Obrador tiene que darse ese voto estratégico a favor de Ricardo Anaya o de José Antonio Meade, es ocioso, en el momento actual, y soslaya el realineamiento de electores en esta elección presidencial.

El más importante lo provocó Anaya por diseño, al recorrerse al campo que ha ocupado López Obrador desde hace 2 décadas, y plantear como eje de su campaña la corrupción del PRI y la cárcel para el presidente Enrique Peña Nieto.

El candidato de la coalición Por México al Frente se fue al extremo opuesto del régimen, mientras que el candidato de Juntos Haremos Historia se retiró de las antípodas, con lo cual produjo un fenómeno que no se vio en 2006 y 2012, al aniquilar la posibilidad de voto útil entre PRI y PAN, y construir una doble opción para López Obrador, que se convirtió en la segunda mejor alternativa de priistas y panistas. 

La dialéctica con la que se están moviendo los militantes de esos dos partidos convierte en retórica pura la posición de Anaya de apelar al voto útil de los electores, sin que esto signifique que el desenlace será un acuerdo cupular. Nadie puede pensar seriamente que esa podría ser una opción pública, como parecen sugerir algunos representantes de la prensa política, que a veces sueñan con una cumbre entre Peña Nieto y Anaya.

Los votos útiles en las dos últimas elecciones presidenciales se dieron de facto, por razones coyunturales y decisiones pragmáticas para evitar que López Obrador llegara a la Presidencia. Pero en esos dos procesos, el PRI y el PAN estaban en el mismo barco; en 2018, Anaya se metió al barco de López Obrador. La ecuación vigente, por tanto, es diferente a la que se vivió en 2006 y 2012.

Desde hace más de un año, Anaya fue construyendo un discurso de ataque sistemático contra el Presidente y el PRI. El discurso sólo fue notado en la República de las Opiniones cuando se definió su candidatura presidencial y en el arranque de campaña, pero en Los Pinos llevan tiempo de tener claro que si había un candidato que llevaría a Peña Nieto a la cárcel, ese sería Anaya. Nunca tuvieron en su mapa de riesgos esas posibilidad con López Obrador, quien se ha corrido al centro izquierda de la geometría electoral para presentar una imagen, en este tema, conciliador con el régimen actual. Su postura no es de tolerancia a la corrupción, pero no generaliza, sino personaliza, con lo cual no lastima a los priistas, pero tampoco perdona a quien considera corruptos. Anaya, en cambio, ha disparado con escopeta, generalizando en todos los priistas la rapacidad, y personalizando en Peña Nieto.

“Jamás votaremos los priistas por Anaya”, dijo uno de los cuadros de mayor relevancia y trabajo en el PRI. “La lucha es contra López Obrador porque de lo único que estamos completamente seguros es de que Anaya no va a ser Presidente”. Escenarios desesperados en la mente de funcionarios del Gobierno o miembros del cuarto de guerra de Meade, incluyen que la PGR obtenga una orden de aprehensión contra el panista por presunto lavado de dinero y evasión fiscal, aunque la parte menos contaminada por el miedo a la derrota considera que una acción de esa naturaleza sí podría eliminarlo de la contienda, pero la victoria se habría consumado, antes de la elección, con López Obrador.

El voto útil no funciona bajo este escenario, que es en donde se mueven los candidatos presidenciales. Hay otro escenario, no explorado, que es el que utilizaron los estrategas de Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno español, que entró a un proceso electoral con 70% de rechazo del electorado, porcentajes similares a los que tiene Meade en su propia lucha por la Presidencia. Uno de los responsables de la estrategia que le dio al final la victoria a Rajoy dijo en una reciente visita a México que lo que hicieron fue colocar a todos sus principales oponentes en el mismo lado, identificándolos como lo mismo. Sabían que con ello fortalecían indirectamente a los partidos emergentes Ciudadanos y Podemos, pero beneficiarían a Rajoy con la estrategia, tal como sucedió.

Extrapolado al caso mexicano, Anaya está impedido por su propia estrategia, de marcar una diferencia con López Obrador –aunque haya muchas en el fondo–, mientras que Meade tendría que colocarlos, como hicieron los estrategas de Rajoy, como los radicales del proceso electoral. Es decir, su batalla no sería a partir de dos discursos diferenciados, el de corrupción contra Anaya, y el del miedo contra López Obrador, sino ponerlos en la misma bolsa como los radicales antiestablecimiento que quieren alterar el rumbo de la nación. Sólo de esta manera podría darse, en un segundo momento, la posibilidad de un voto útil del electorado, moviendo una elección presidencial que hoy en día se parece más a la del 2000, la del cambio de régimen por el hastío contra el PRI, que a la de 2006, donde ganó el miedo a lo que podría llevar López Obrador al país.

El problema es el tiempo, pero no sólo para persuadir al electorado, sino para construir una campaña competitiva y mostrar confianza hacia el interior del PRI que pueden ganar, con lo cual se pondrían a funcionar los resortes y las maquinarias electorales priistas detrás de Meade, que hasta este momento están pasivas y dubitativas, lo que será analizado en una columna posterior.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2