×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
23 Agosto 2018 04:00:00
¿Y después de los 45?
¿Qué ha pensado usted al llegar a los 45 años? Estoy acabado (a)… ya no me van a contratar… Entra el terror, el miedo a no poder llevar recursos al hogar para pagar la escuela de los hijos, liquidar la hipoteca…

Hay escasez de cabello, entradas prolongadas, sienes plateadas, cabello entrecano, hábitos cambiados, crisis existencial, esto en el caso de los hombres. Por su parte, las mujeres desean adelgazar, pero no lo consiguen, la grasa se manifiesta en el abdomen y las caderas. Y así los cambios físicos anuncian que se ha llegado a la edad madura en ambos géneros. No es lo mismo 20 que 40, dijo una vez un secretario de Fomento Económico.

Conseguir trabajo o ser contratado por una empresa a los 45 o después de esa edad se convierte en una proeza porque hay patrones con pensamientos rezagados que dicen “necesito hombres fuertes” o “no quiero tener problemas con el Seguro” u otros que dicen “no rinden”.

Sin embargo los tiempos han cambiado y la luz de la esperanza brilla en el firmamento de los recursos humanos porque Ernesto Ruiz, presidente de la Asociación de Administradores de Recursos Humanos Coahuila Sureste, asegura que no hay restricción de edad. Hace 10 o 12 años restringían más la edad de contratación y la razón era que se pensaba erróneamente que una persona mayor rendía menos en el trabajo que una joven.

Un gerente de recursos humanos que ha transformado los paradigmas de contratación en el sector productivo del sureste de Coahuila, Tadeo Carrizales, mencionó una mala información de quienes reclutan personal. En su consideración, el personal de los 45 años en adelante tiene muy buena respuesta y es gente muy comprometida, y que quienes a la fecha siguen con el mismo esquema de contratación son individuos estancados en los tiempos de los máximos de edad para contratar.

Dijo que eran malas prácticas porque pensar que una persona de 45 años es grande y tendría dificultades de tipo incapacitante sin tener nada con qué comprobar o respaldar sus afirmaciones. Los tiempos cambiaron. Hoy, las empresas pueden contratar jubilados, pero no debe ser el mismo patrón, y otros contratan pero no los inscriben en el IMSS sino que les dan un servicio particular de atención médica.

Así, la escala que se tiene de medición de edades es la siguiente: de los 45 a los 59 somos preseniles, de los 60 a los 74 somos ancianos, y de 75 en adelante, viejos.

La mentalidad de los reclutadores en recursos humanos ha cambiado y la escala de edades de contratación va al alza porque hay preseniles en perfecto estado de salud que pueden desempeñar su trabajo sin problemas e incluso en Estados Unidos las cajeras son gente mayor.

Así que en el sureste de Coahuila ahora se amplió la edad para contratar, ya que ahora llega a los 50 y en algunos casos hasta 55 por la crisis de personal existente. De manera que una cosa buena ha surgido del reto que se tiene: se valora el recurso humano con experiencia y el margen de edad para seguir trabajando se amplió; ahora se tendrá que conquistar y afianzar el espacio ganado a la vida productiva.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2