×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
28 Junio 2018 04:08:00
Y el lunes, ¿qué?
Una mujer iba caminando por la playa cuando, de pronto, se encontró con una lámpara mágica, de esas que más bien parecen salseras, pues en realidad no se ve dónde llevan el foco. Obviamente la mujer frotó la lámpara y, por supuesto, se le apareció un genio (estas historias son más predecibles que el resultado de la elección presidencial). Una nube de humo envolvió a la señora, ya entrada en sus 40 y tantos años, al tiempo que se escuchó un trueno en el cielo (ese genio sí que sabía cómo hacer una súper producción al estilo Hollywood). Y habló el genio:

–Por haberme liberado, te voy a conceder...

–¿¿¿Tres deseos??? –preguntó entusiasmada la señora.

–No, pérate tantito. ¿Que no ves cómo ha subido el costo de la vida? La gasolina ya llegó a 20 el litro, ¿cuánto crees que me cuesta volar en mi alfombra? Y la leche, ¡pfff!, ni se diga. No, no, tres deseos es demasiado. Y más con el dólar subiendo como espuma de cerveza caliente en vaso de plástico. Mira, te voy a conceder un solo deseo y di que te fue bien. Uno solo, así que piénsalo bien.

–Es fácil –respondió de inmediato la señora– quiero conocer el amor. Pero no quiero cualquier hombre. Quiero uno que sea guapo, sí, pero también fiel. Un hombre que sepa contar historias, pero que también sepa escucharme y se interese en lo que yo tengo que decirle. No te voy a pedir que sea un actor porno, pero sí me gustaría que estuviera dotado y que sepa cómo llevarme a lo más alto del placer físico; y que cuando termine de hacerme el amor no se duerma, ni se vista y se largue de inmediato. Un hombre que me haga sentir deseada y querida; que me respete intelectualmente y que me rete al mismo tiempo a ser mejor cada día. Un hombre que no quiera ser más que yo, sino que construya conmigo una historia.

–¿Y no quieres también que te pinte las uñas? No, no, no, mujer. ¡Pides demasiado! Ese hombre no existe. ¡Ni en sueños! Es más, yo que no soy gay, si lo encuentro... ¡me lo quedo! Pídeme otra cosa, algo que sea real, que sea posible de lograr. ¡No una fantasía!

–Bueno, está bien. Entonces te pido que el lunes 2 de julio, ya que hayan pasado las elecciones, hagas que nos reconciliemos los mexicanos. Este proceso electoral ha sido un suplicio viendo cómo mis amigos y mis familiares se pelean unos con otros, ¡por culpa de un candidato! Llegó un punto en México en que si decías que no ibas a votar por AMLO, te acusaban de traidora a la patria. Y si decías que ibas a votar por él, de pendeja no te bajaban. Y lo mismo si tu candidato era Anaya o Meade. A los mexicanos se nos jodió la convivencia con estas elecciones. Y lo peor es que nadie entiende que, a partir del lunes, gane quien gane, seguiremos viviendo todos en el mismo país. Y que nuestros familiares seguirán siendo nuestros familiares aunque hayan votado por ese candidato que tanto odiamos. De verdad, genio, lo único que te pido es que acabes con todas esas discusiones, que acabes con los pleitos y que nos hagas ver que, a fin de cuentas, todos somos mexicanos y tenemos que trabajar juntos para sacar el país adelante, exigiéndole resultados y vigilando que no robe a quien sea que esté en la Presidencia. Eso es lo que te pido, genio.

–Mmmmh... –meditó unos segundo el genio y respondió listo para poner manos a la obra– ¿Y ese hombre que me pediste lo quieres rubio o castaño?

¡Nos vemos el martes! (Si sobrevivimos a las elecciones).
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2