×
Gabriel Martínez García
Gabriel Martínez García
ver +
Editor de la sección de Negocios de Periódico Zócalo Saltillo

" Comentar Imprimir
03 Julio 2017 04:00:00
¿Y el parque industrial tecnológico?
En el segundo año de la administración estatal anterior, allá por 2006, los directivos de la empresa Hexaware le plantearon a la entonces Secretaría de Fomento Económico la urgente necesidad de contar en Saltillo con un parque industrial tecnológico.

Le expusieron a su entonces titular, Jorge Alanís Canales, el crecimiento exponencial de las empresas desarrolladoras de software y hardware, así como el enorme potencial que registraba el mercado de call centers.

¿Qué se necesitaba? Pues era necesario un parque industrial tecnológico. ¿Cómo era esto? Muy sencillo: un fraccionamiento en un área urbana dotado de servicios e infraestructura como banda ancha y áreas para desarrollar edificios de oficinas, preferentemente en una zona cercana a universidades.

En ese entonces, de Pedro Figueroa hacia el norte y de Isidro López hasta el Libramiento Óscar Flores Tapia, y del bulevar El Toreo hasta Arteaga, había enormes superficies sin uso, incluidos por supuesto todos esos terrenos que los especuladores mantienen inactivos, rodeados ya de enorme desarrollo y que hoy, en 2017, siguen inactivos.

Un parque de estas características no necesitaba agua en cantidades industriales, simplemente la que gasta un fraccionamiento para su uso normal; tampoco gas, mucho menos torres de alta tensión o vías de ferrocarril, y tampoco grandes patios de carga para tráileres.

Tampoco era necesario condonar impuestos municipales o estatales por 10 o 15 años para atraer industrias; si acaso se construirían uno o dos edificios de oficinas, y el resto cada empresa interesada podría ir construyendo sus propias instalaciones.

Nunca se hizo, nunca se dotó de esa infraestructura a la Región Sureste, pese al enorme campo de acción que significaban esas empresas para los jóvenes profesionistas en sistemas y carreras afines a las tecnologías de la información (TI).

Tampoco las universidades apretaron el paso y hoy, 15 años después, Hexaware sigue importando de India profesionales técnicos, pues los que se gradúan aquí siguen siendo insuficientes, muy pocos para abastecer a un mercado inmenso y de gran crecimiento.

Cuando se hizo aquel llamado, Nuevo León tenía un solo parque tecnológico y hoy son cuando menos cinco y muy grandes. Jalisco también construyó infraestructura de avanzada en ese sentido y hoy tiene un clúster de TI de los mejores de América, y a esos dos estados se fueron las empresas que debieron haberse instalado aquí.

Y ahí seguimos, ¿hasta cuándo?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2