×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
24 Abril 2019 03:51:00
¿Y la lana?
Como todo mundo sabemos se requiere de dinero para crear proyectos. Siempre nos han dicho en la vida que el dinero no lo es todo, pero en la realidad, mis queridos 80 lectores, es que ¡cómo ayuda para poder sacar los proyectos adelante! Y es el caso de nuestra nación porque la estrategia ahora es no subir la tasa de referencia para que no exista más incertidumbre y que pueda haber créditos manejables. Un dato importante que les voy a dar es sobre el costo del dinero: actualmente el Cete a 28 días está en 7.75%, y a 91 días, en 8.07. Sin embargo, la TIIE se halla en 8.5%, más el margen de ganancia de 6%, la tasa de interés mensual nominal (12), de 1.2% y el interés por anticipado, de 1.2%, suman un costo del dinero de 16.9 por ciento.

Lo vemos en las tarjetas de crédito, que el año pasado estuvieron creciendo y para finales de febrero de 2019 hay casi 7 mil millones de pesos que no se prestaron. En vivienda también es evidente la desaceleración del otorgamiento de hipotecas, ya que en 2018 más o menos se crecía a un ritmo promedio de 6 mil 500 millones de pesos al mes, y ahora en el 2019 en promedio es de 5 mil millones de pesos mensuales, es decir, hubo decremento de 30 por ciento. A su vez, los créditos empresariales también bajaron casi 15% y lo que están haciendo las empresas es cambiar su deuda de dólares a pesos para cualquier evento que se pueda suscitar, como la devaluación de la moneda, y así no pagar en dólares, sino en pesos.

En una aportación anterior comentamos que “ninguna empresa en territorio mexicano puede tener una calificación mayor a la de México o viéndola de otro ángulo un grado de inversión”, por lo que las empresas que tienen operaciones en otros países analizan mover la sociedad fiscal a un país que tenga una calificación mayor a la de México y en México quedar como una subsidiaria, así tendrá un grado de inversión más alto y podrá acceder a la lanita que requiere para sus proyectos y, sobre todo, a tasas más preferenciales. Un ejemplo muy sencillo, mis queridos lectores, es que en promedio nosotros pagamos de 15 a 18% por un préstamo en México y en Estados Unidos se paga de 4 a 6 %, estamos hablando de una diferencia de 10% de menos intereses y, hablando de cantidades importantes, es un mundo de dinero.

¿Y esto qué tiene que ver con la economía familiar? Pues las tasas de interés que cobran en las tiendas departamentales serán más caras para todos aquellos que saquen a crédito: en vez de pagar 6%, estarán pagando 18%, tres veces más. Pero todo mundo está contento con el Presidente, bueno, la gran mayoría, pero esperen a ver sus recibos de luz, agua, los créditos departamentales y entonces verán la verdad.

Una de las cosas favorables es que a nivel mundial la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y el Banco Central Europeo (BCE) ya no van a subir sus tasas de referencia este año, por lo que eso nos va a dar un poquito de tregua para que la lana no nos cueste tan cara. Estemos preparados porque no sabemos qué este haciendo el Banco de México. Si usted tiene lanita guardada pague sus deudas antes que le cobren más intereses si es que su préstamo es a tasa variable, y si es a tasa fija vaya pagando según lo acordado. Ojalá no seamos aves de mal agüero y que el Gobierno federal no se ponga las pilas, no haga su trabajo y dé las facilidades para crear más empleos, y sea más un gestor que un represor de las inversiones. ¿Y ustedes qué opinan?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5