×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
30 Julio 2016 04:00:37
¿Y los niños?
Siempre, ante un mismo suceso, podemos tener diferentes opiniones. Hay cosas que nos pueden provocar indignación, gusto, sorpresa, interés o simplemente indiferencia, todo depende del cristal con que cada quien lo vea.

Esto lo comento porque hace unos días, hubo un acontecimiento que conmocionó a la ciudadanía nigropetense, a los vecinos del sur de Estados Unidos y sin exagerar, a connacionales y gran parte de la comunidad internacional.

Me refiero al decomiso realizado a integrantes de la iglesia bautista de Bixby en Oklahoma, que traían mochilas con útiles escolares a nuestros niños en ciertas colonias de la ciudad y casas hogares de otros municipios cercanos.

Este hermoso acto de altruismo de nuestros vecinos, fue apoyado de inmediato con declaraciones de grupos de empresarios, asociaciones cívicas y la ciudadanía en general, y cuando me preguntaron a mí, que cuál era mi opinión, lo primero que vino a mi mente fue que esos pequeños no podían quedarse esperando esa mochila con sus útiles escolares.

Esa fue mi opinión: los niños necesitan sus útiles y se los tenemos que llevar. Lo más importante era atender a los niños y niñas que se quedaron esperando su material escolar, para nuestras autoridades y para mí en lo personal, lo más importante es la educación, así que nos pusimos en acción inmediatamente y realizamos las gestiones necesarias para armar los paquetes escolares, y gracias al apoyo de la Papelería Bismart y otras personas que se sumaron a la causa, logramos el objetivo.

Yo procuro ser muy objetiva y templada cuando se trata de cumplir con lo que considero es un deber moral, pero al momento de hacer la entrega de los paquetes a estos niños y niñas se me hacía el corazón de pollo de ver que sus ojos se hacían enormes de la felicidad, me daban besitos, me abrazaban y las mamás no dejaban de agradecernos que
estuviéramos ahí.

Esos momentos valen tanto la pena que no los cambiaría por nada. Soy una convencida de que la educación es la única vía para el desarrollo de las sociedades, claro que la educación no depende solo de asistir a la escuela, no depende solo del Gobierno, los maestros o los padres de familia, este es un trabajo conjunto y es un acto de conciencia y de responsabilidad que todos debemos adoptar y tenemos que aportarle algo.

El objetivo es muy sencillo, lograr nuestro desarrollo como país y alcanzar una mejor calidad de vida.

Todos somos diferentes y es muy respetable la manera en que cada quien reacciona ante alguna situación, eso es algo que tengo muy claro, pero cuando se trata del futuro de lo más sagrado y preciado de nuestra sociedad, solo hay una pregunta que responder ¿Y los niños? …Y tú ¿qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2