×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
15 Agosto 2018 04:00:00
¿Y si en vez de exhortar, ordenara el Congreso?
Una de las debilidades del Congreso de la Unión son los puntos de acuerdo, que solo han servido para aparentar que la función del Contrapeso está allí y que se ejerce. En realidad, los exhortos –resultado de dictaminar las proposiciones con punto de acuerdo- apenas si llegan a sugerencias, y distan de ser mandatos o exigencias. No es ocioso cuando se dice que son como “llamadas a misa”, porque el destinatario solo los atiende si quiere, como quiere o le conviene, y no hay ley alguna que sancione a los que se hacen los occisos.

En Estados Unidos, verbigracia, los exhortos son mandatos a rajatabla y quien pretenda no hacer caso de lo que le ha enviado el Congreso a través de un dictamen, puede ser destituido de su cargo.

Estas diferencias que suele haber entre el Congreso mexicano y el Congreso estadounidense han hecho que, durante décadas, los legisladores gringos subestimen a los legisladores mexicanos. Se ve este desprecio en las Interparlamentarias México-Estados Unidos prácticamente desde que comenzaron, a fines de la década de los 50 del siglo pasado.

El sistema político mexicano sOlo ha utilizado figuras legislativas para cubrir las apariencias, como esta, la de los exhortos.

En dichos puntos de acuerdo se tocan temas que, al final, son verdaderamente desperdiciados, porque tienen su importancia, pero terminan convertidos en exhortos que no obligan a sus destinatarios a atenderlos como ameritarían.

Veamos un ejemplo de un tema importantísimo que se abordó en la pasada asamblea de la Comisión Permanente, y que solo ha quedado en un mero exhorto cuando debería ser un tema a atender obligadamente por todas las instituciones y niveles de gobierno del Estado mexicano.

He aquí: La Comisión Permanente exhorta a la Comisión Nacional de Seguridad y a los gobiernos de las 32 entidades federativas, para que informe y prevenga a la población sobre los delitos de los que puede ser víctima y que pueden poner en riesgo a su integridad al participar en juegos y retos virales de internet, aplicaciones y redes sociales.

Yolanda de la Torre Valdés, senadora del PRI, fue quien propuso en favor del dictamen. He aquí partes medulares de su argumentación, que abrió con una cita textual de una declaración de Juan Pablo II, a propósito del asunto: “El internet ofrece amplios conocimientos, pero no enseña valores, y cuando se descuidan los valores se degrada nuestra misma humanidad’. Juan Pablo II”.

Dijo entonces De la Torre: “El internet representa para la sociedad la evolución de los medios de comunicación y el intercambio comercial.

“Esa tecnología permite a las personas un acceso inmediato a cualquier tipo de información en tiempo real, sobre lo que sucede en cada momento en el mundo. Ello, gracias a las redes sociales, herramienta que ha ampliado las posibilidades de expresión, de difusión de las ideas y de contenidos, además de acercar a las familias que viven en distintos lugares.

“Actualmente las redes sociales a las que se acceden a través del internet se han convertido también en un riesgo para los usuarios, especialmente para las niñas, niños y adolescentes.

“Observar los juegos virales lanzados por internet para que los jóvenes se involucren, en ocasiones suele ser de alto riesgo, no solo para las niñas, niños y adolescentes, sino para sus propias familias.

“Recordarán el denominado ‘Juego de Ballena Azul’, que obligaba a los participantes a cumplir 50 retos, y el último reto de ellos era lanzarse desde un lugar alto invitándoles al suicidio.

“Esta situación fue abordada por varios legisladores, tanto en la Cámara de Diputados, como aquí en el Senado de la República, donde advertimos el potencial al peligro al que estaban expuestos y, por supuesto, que hemos obtenido respuesta y apoyo de la Policía Cibernética que está atenta, pero creo que es una tarea también permanente de nosotros estar atentos en ellos.

“También nosotros recordaremos, como otro reto que era el de tomarse fotos en posiciones o lugares peligrosos, todos vimos estos casos en redes sociales, o recientemente el llamado ‘kiki challenge’ o ‘chona challenge’, que consiste en grabar el momento en que una persona sale del auto en movimiento para bailar alguna canción o diferentes canciones, mientras el vehículo continúa desplazándose.

“Estos retos se han visualizado a nivel mundial, y muchos de los participantes han sufrido consecuencias como accidentes automovilísticos, robo de pertenencias, extorsión, lesiones graves y caídas, e incluso muerte.

“Hoy encontramos, y fue parte del planteamiento de este punto de acuerdo, un nuevo juego viral que se ha denominado ‘Momo’. En este juego se ha utilizado la imagen de una cara de una escultura que se usó en un museo de terror en Japón, incitando a los jóvenes a marcar un número telefónico a un número celular, y de esta forma recibir a deshoras de la madrugada, tres o cuatro de la mañana, llamadas donde amenazan a los jóvenes, adolescentes, niños y a sus familias.

“… Estos desafíos en las redes sociales logran convertirse en un verdadero peligro.

“Recuerdo, en Durango, un reto: En un día tres jovencitas, diferentes, no se conocían entre ellas, pues dejaron su casa, no durmieron.

“La desesperación de los padres de no encontrarlas, pero sobre el reto de dónde están, y no saber que estaban en un reto, y que nunca podemos saber los niveles y los alcances y la consecuencias, pues es terrible.

“Afortunadamente la Policía Cibernética ayudó mucho. Y los padres pudieron encontrar rápidamente a sus hijas”.

¿Cuántos destinatarios atenderán el exhorto y cuántos lo dejarán pasar?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2