×
Georgina Cano
Georgina Cano
ver +

" Comentar Imprimir
15 Octubre 2017 04:04:00
¿Y si no lo vuelvo a ver?
Asistí a la exhibición de documentales de Ambulante, A.C., presentados a los estudiantes del Instituto Tecnológico Superior de Acuña. Analizamos temas de derechos humanos. Repasamos historias de mujeres y hombres encarcelados injustamente, migrantes, indígenas, campesinos, mujeres víctimas de tortura y feminicidio. Se expusieron las diferencias entre el sistema tradicional y el nuevo sistema de justicia penal. Los estudiantes participaron activamente. Compartieron sus experiencias y dudas en este encuentro con los derechos humanos plasmados en historias reales que nos permitieron a todos identificarnos en algún punto de ellas.

Cuando las historias adquieren nombre y apellido y se ubican en un determinado lugar y podemos escuchar de voz de las víctimas el calvario por el que han pasado, es posible sentir empatía y pensar que en un momento dado cualquier persona: uno mismo pudiera estar en una situación similar y entonces, y tal vez sólo entonces desearíamos que todos a nuestro alrededor hicieran algo para hacer valer nuestros derechos. Es importante considerar que no solamente las acciones, sino que en muchos casos el individualismo y la indiferencia conducen a violaciones de derechos humanos.

Después de muchos años de lucha por parte de las víctimas, sus familiares y defensores de derechos humanos, esta semana se aprobó por unanimidad la Ley General en materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas: sin duda, un gran logro en el camino hacia la erradicación de los lamentables casos que se han dado en nuestro país.

¿Te imaginas que un día alguno de tus hijos, o tu esposo, hermano o algún familiar muy querido salga de casa y no vuelvas a saber de él? Casi estoy segura de que a nadie nos gustaría imaginar siquiera estar en esa situación.

Esta ley establece penas de 40 a 60 años de prisión para el delito de desaparición forzada y aumenta hasta en una mitad cuando la persona haya sido desaparecida por ser periodista, defensor de derechos humanos, cuando sea parte de alguna institución de seguridad pública o cuando el autor tenga parentesco, amistad, relación laboral o de confianza con la víctima.

También prevé el delito de desaparición cometido por particulares, con penas de 25 a 50 años de prisión. Las penas se incrementan cuando la víctima sea niña, niño o adolescente, mujer embarazada, persona con discapacidad o mayor, migrante o afrodescendiente, indígena, cuando la víctima muera por alteraciones a su salud o cuando la desaparición se realice por identidad de género u orientación sexual.

Quedan grandes retos en materia de desaparición de personas, siendo el principal, lograr el presupuesto necesario para que su implementación surta los efectos deseados, sin embargo, es el principio hacia un marco legal tendiente a evitar que haya más desparecidos en nuestro país.

En Coahuila, en el año 2014 se tipificó el delito de desaparición de persona y se promulgaron la Ley de Víctimas y la Ley para la Declaración de Ausencia por Desaparición de Personas y en 2016 se promulgó la Ley para la Localización, Recuperación e Identificación Forense de Personas. El contar con una ley general en mucho debe favorecer a la coordinación que se requiere para poder resolver un problema que trasciende las fronteras de los estados.

La defensa de los derechos humanos es tarea de todos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2