×
David Boone de la Garza
David Boone de la Garza
ver +

" Comentar Imprimir
11 Julio 2016 04:00:16
¿Y si usamos el celular en las escuelas?
“El problema con la televisión es que la gente debe sentarse y mantener sus ojos pegados en la pantalla; la familia común americana no tiene tiempo para ello” (The New York Times, 1939, en Newcomb, H., 1974). Eso se pensaba de la televisión cuando empezó a comercializarse en Estados Unidos; se tenía la idea de que era una fuente de distracción destinada al fracaso porque requería que las personas le consagraran cierto tiempo del que no disponían. Hoy hay quienes piensan lo mismo de los teléfonos móviles con acceso a Internet conocidos como inteligentes o smartphones. Más allá de su función para realizar y recibir llamadas, las posibilidades que ofrecen estos equipos los convierte en aparatos mucho más complejos y sofisticados que un simple teléfono. Incluso, cada día se utilizan menos para hablar y más para enviar mensajes y navegar.

Los smartphones se encuentran ligados a las tecnologías de la información y comunicación (TIC). De acuerdo con Consuelo Belloch, experta en la materia, las TIC son “el conjunto de tecnologías que permiten el acceso, producción, tratamiento y comunicación de información presentada en diferentes códigos (texto, imagen, sonido, etcétera)”, cuyo elemento más representativo es Internet. Este tipo de tecnologías ha sido estudiado y empleado con mayor frecuencia en el campo de la generación de conocimiento. La idea es simple: aprovecharlas para combatir la ignorancia, pobreza y marginación, y para formar generaciones más competitivas.

De los 120 millones de personas que viven en México, 78 millones usan teléfonos móviles, de los cuales 52 millones son teléfonos móviles inteligentes (INEGI, 2016). Eso significa que, del total de la población, 65% cuenta con teléfonos móviles, mientras que 43% cuenta con teléfonos móviles inteligentes. Y la demanda va en aumento. El hecho de que tantas personas lo utilicen en nuestro país debe hacernos reflexionar acerca de los riesgos de su uso ina-decuado, sí, como ya se ha hecho (un ejemplo son los accidentes automovilísticos), pero también sobre los beneficios que puede generar.

Entre las muchas formas de emplear los celulares, una de ellas –que ha dado resultados positivos– es su uso pedagógico, como herramienta para el proceso de enseñanza-aprendizaje en las aulas. Tal cual: los celulares como instrumentos útiles para la educación. Según un artículo publicado en el diario argentino La Nación (marzo 2016), derivado de la Primera Encuesta Nacional sobre Integración de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la Educación Básica, “se llegó a la conclusión de que, si bien hoy existe un fuerte consenso acerca de la necesidad de universalizar el acceso a las tecnologías para promover nuevos procesos de aprendizaje e integrar el uso de las TIC en el aula, al teléfono celular se le margina y se le excluye”, a pesar de que “el acceso a Internet es un recurso ampliamente utilizado por los estudiantes para sus prácticas de estudio extraescolares, tanto que ocho de cada 10 señalaron hacer uso de Internet para hacer los trabajos que solicitan sus docentes”.

Imaginemos qué pasaría si en lugar de que los profesores prohibieran el uso del teléfono celular, lo permitieran, claro está, de manera guiada y supervisada. El resultado podría ser muy positivo. Se aprovecharían recursos (que muchos estudiantes ya tienen), al mismo tiempo que se formarían ciudadanos capaces de emplear la tecnología de modo responsable y estratégico. Entre otros, podrían superarse los obstáculos de la falta de equipo y conectividad que se presentan en muchos centros educativos. Eso sí, habría que comenzar por diseñar políticas educativas para el aprovechamiento de estas tecnologías y tendría que brindarse capacitación a los docentes. Pues, de acuerdo con UNESCO, México es uno de los tres países de América Latina que no han implementado estrategias de este tipo en todos los niveles educativos y en donde apenas 2% de los docentes ha sido capacitado para enseñar materias utilizando recursos TIC.

El teléfono inteligente, al igual que la televisión, es un medio, su uso seguirá dependiendo de las personas, las sociedades, sus culturas y las ganas de poner o no la tecnología a su servicio.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2