×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
31 Mayo 2018 04:08:00
¿Y si votamos por Margarita?
Le dijo Venancio a Manolo:

-Mira, querido Manolo, te voy a pedir desde ahora un favor para cuando me muera.

-Hombre, Venancio, ¿pero qué horas son estas de ponerte dramático, joder?

-No, no es ningún drama, mi amigo. Es que, ¡rediez!, sólo quiero ser previsor y no dejarle un problema a mis deudos cuando llegue el momento.

-Vaya, vaya, está bien Venancio, tienes razón. Lo mejor es ser precavidos. A ver, dime tú qué cosa es la que quieres para cuando te peles pal’ otro mundo.

-Es una cosita de nada, Manolo. Mira, si me muero en Valencia, quiero que me entierren en Sevilla. Pero si me muero en Sevilla, entonces que me entierren en Valencia. Y si muero en cualquier otro lado, diles que me incineren y arrojen mis cenizas en el Mediterráneo. ‘Ora que si muero incinerado, entonces que me pongan en una maceta y me lleven al Parque del Retiro, en Madrid, y que ahí me planten, al lado de un madroño repleto de frutillas rojas.

-¡Ostia! ¿Pero por qué tanto lío con tu muerte, Venancio? Que si te mueres en un lado, hay que llevarte pal’ otro. Que si te mueres allá, tenemos que ir todos de reversa, que si las frutillas, que si esto, que si lo otro. ¡Diantres, Venancio! ¿Por qué?

-Pues. ¡por joder!

¿Qué tal si todos hacemos lo mismo que Venancio y nos jodemos a los políticos, a los partidos y a sus candidatos? Es muy fácil: votemos por Margarita Zavala. La señora ya renunció a su idea de ser Presidenta, por lo que ninguno de los votos que reciba, va a contar. Pero no la pueden quitar de las boletas, porque cuando ella se dio de baja, ya se habían mandado imprimir los 93 millones de boletas que se van a necesitar el 1 de julio. Esto significa que, si nos organizamos, podemos convertir ese espacio en la boleta en una nueva forma de protesta. Cada voto por Margarita sería un reclamo directo contra la clase política que nos malgobierna, pues si bien serían votos que no contarían para la elección, podrían representar a un importante número de mexicanos que estamos hartos de la política o, mejor dicho, de los políticos. Porque, a diferencia de anularlo tachando la casilla en blanco, nuestro voto en la casilla de Margarita sería fácil de contar y no dejaría duda alguna de cuál fue nuestra intención al marcarlo. Estoy seguro que si hay una buena campaña de promoción de esta propuesta, podríamos obtener muchísimos más votos que “El Bronco” y, en una de esas, hasta más que Meade. lo cual no es ni tantito complicado. ¿Qué ganaríamos? Supongo que el puro gusto de decirles en su cara: “¡No te creo!”.

Bello y hermoso

El hombre que estaba sentado en la barra del bar llevaba ya una docena de cubas y comenzzzaba a hablurrr medio estraaaño. Viendo el estado en el que se encontraba el tipo, el cantinero trata de hacerlo reflexionar.

-Oiga, amigo, ya bebió usted demasiado. ¿No cree que es hora de detenerse?

-Ni, madres, pinche borracho.

-¡Hey! El borracho no soy yo

-¿Y qué anda haciendo en el bar?

-Aquí trabajo, ¿se acuerda?

-Ah, claro, ¡sírvame otra!

-Oiga, señor, dígame, pero conteste con el corazón en la mano para que usted mismo se escuche y piense en lo que le está haciendo a su vida, a su hígado y a su cartera. Dígame: ¿por qué bebe?

-¡Por amor!, ¡hic!

-¿¿¿Por amor??? No entiendo, ¿cómo es eso?

-Pues es que yo adoro a mi viejita y me gusta enamorarla todos los días, por eso bebo, para que me siga viendo bello y hermoso.

-¿Y cómo logra que lo vea así poniéndose unas borracheras de miedo todos los días?

-Pues porque siempre que llego a la casa así de borracho, ella siempre me dice: “Muy bonito, cabrón, muy bonito”.

Igualito que el borracho del cuento, así está el Gobierno de la Ciudad de México con la presencia del narco en la capital. Ya tenemos demasiado mensajes –empezando por las más de 100 ejecuciones que van en el año– que nos dicen que ya estamos como empezaron Chihuahua, Tamaulipas y Guerrero. Pero, no, las autoridades no quieren entenderlo.

¡Nos vemos el martes!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2