×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
29 Septiembre 2020 04:00:00
Y todo por una pizza
Escuchar Nota
Yo soy el típico que le grita a la tele cuando los Pumas van perdiendo, como si yo fuera el director técnico y los jugadores pudieran escucharme a través de la pantalla. Sí, ya sé que es absurdo, pero te lo cuento porque, a pesar de que no soy el mejor ejemplo de cómo controlar la ira, no entiendo a gente como Lord Pizza.

Lord Pizza es el nuevo personaje de la fauna de mexicanos impresentables que, sin razón aparente, se vuelven locos, agreden, destruyen, desmadran, los graban, y nos demuestran que estamos muy lejos de ser un país normal.

Y, ojo, no es un asunto de pobreza, sino de subdesarrollo. Es decir, hemos visto gente muy rica convertirse en “Lords” y “Ladys”, porque se sienten dueños de la vida y de la dignidad de otras personas. Seguramente así los trataban (o los tratan) en sus casas.

Pero, bueno, volviendo al caso de Lord Pizza, resulta que un tipo con playera de Supermán (por si hiciera falta) entró a una sucursal de Little Ceasar’s en Ciudad Juárez y, típico, iba sin cubrebocas. Como no cumplía con la regla básica, le dijeron que no podían venderle la pizza, por lo que el tipo se enojó más que AMLO leyendo los periódicos, salió del local, fue por el cubrebocas ¡y se puso a golpear a los empleados! Y todo por una maldita pizza.

El colmo del asunto es que Lord Pizza les exigía a gritos, golpes y patadas que le vendieran la pizza y los chavos le decían “ya, llévatela”. Pero él insistía: “No, no me la des. ¡Véndemela!”. Inclusive a uno de sus acompañantes le dijo que fuera al coche a buscar ¡¡¡la pistola!!! ¿En serio? ¿Pegarle de tiros a alguien solo porque estaba cumpliendo con lo que le ordenan en su trabajo? ¿Matar a alguien por una maldita pizza?

Lo curioso es que Lord Pizza no quería pizza, sino desquitarse de la vida, porque seguía golpeando a los muchachos de la pizzería y gritándoles y mentándoles la madre, pese a que ellos le insistían en que se llevara la maldita pizza.

El asunto llegó a un punto en que don Lord Pizza le dijo al que iba con él: “tráete a las niñas”. Yo pensé que quería que sus hijas vieran a su papá hacer el ridículo de su vida pero no, quería que las llevaran. ¡para explicar su desmadrito! Según dijo, la pizza no era para él, sino para las niñas y que a él ni le gustaban esas cosas.

Al final ya no supimos si le vendieron la dichosa pizza, si se la llevó sin pagar, pero de lo que no nos quedó ninguna duda es que por culpa de gente como Lord Pizza es que los extraterrestres no hacen contacto con nosotros. Han de pensar que todos estamos igual de babosos.


Mano negra en Morena

La elección interna de Morena comienza a ponerse más bien negra, por la guerra sucia y las mañas de los contendientes. Por ejemplo, hay un candidato a la Secretaría General llamado Antonio Attolini que es más molesto que un barro en la punta de la nariz. Y ha visitado ya 28 ciudades, sin que nadie sepa de dónde saca el dinero para pagar su campaña.

Hay quienes afirman que detrás de su candidatura están algunos personajes como el ex subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, un tipo más tenebroso que meterse a una escuela a las 3 de la madrugada.

Luego está también Porfirio Muñoz Ledo, que decidió convertirse en la marioneta de los ultras morenistas, los del grupo del actual dirigente, Alfonso Ramírez Cuéllar, y que desde ahora andan trabajando para llevar a Claudia Sheinbaum a la Presidencia.

Lo raro de todo es que la nueva dirigencia se va a decidir por una encuesta y si le preguntas a cualquiera de las personas alrededor de ti, te dirá que ni conoce a los candidatos, ni le interesa quién quede. Será la primera encuesta de impopularidad en la historia.

¡Nos vemos el jueves!

Imprimir
COMENTARIOS