×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
03 Junio 2017 04:00:00
Ya merito
“Se consolidan los Tigres como los mejores para llegar a finales y los peores para jugarlas”, Roberto Gómez Junco.

Pues sí, los datos no mienten. Desde que regresaron Alejandro Rodríguez y “Tuca”, Tigres ha jugado 9 finales (una de copa y de Libertadores, 2 de Concachampions y 5 de Liga). Ganó 4 y perdió 5.

Es el equipo más triunfador de la década, pero también el que más finales ha perdido. Aunque muchos quisieran haber estado ahí (para perder una Final hay que jugarla), los aficionados se quedan con la tristeza de lo que pudo haber sido.

Por un poquito el equipo más triunfador sería de época. ¿Qué lecciones para los negocios se derivan del “ya merito” de Tigres en finales? Por lo menos seis:

1. La estrategia y el CEO cuentan. “Tuca” es un extraordinario entrenador para temporada regular, pero algo le pasa en las finales. Hasta frase hay: un campeonato “a lo Tigre”. Sufrido.

2. La actitud es vital. Es un equipo tan poderoso que a veces se confían, son soberbios. “Aprieto y gano”. Así pasó en esta final. Lo increíble es que sin el oso del penal no marcado, probablemente les habría alcanzado para la sexta estrella.

3. Temperamento y fortaleza mental son indispensables. Para sobreponerse cuando las cosas no salen bien. Muchos jugadores de Tigres se calientan al ir perdiendo. En esos momentos es cuando el corazón debe de estar bien caliente y la mente muy fría. Fue un milagro que terminaran con 11 el juego de vuelta. Igual pasó en 2014 contra América, cuando terminaron con 8. Ah, y en diciembre de 2016.

Goles que no vuelven. En los momentos clave, las estrellas de Tigres muchas veces fallan. Por ejemplo, el domingo pasado fácil tuvieron 8 oportunidades claras. No deberían de haber necesitado el penal del final.

Buscar ayuda profesional. A veces los Tigres parecen bloquearse en juegos clave. Almeyda presume que Chivas usa sicólogos para el aspecto mental, ¿y Tigres?

6. Saber perder y aprender del fracaso. Francamente, esas actitudes de “nos robaron” (aunque sea cierto) y los berrinches de no recibir medalla no ayudan a la introspección necesaria. Y si no se aprende, se repetirá el error.

Ojalá que alguno de estos consejos le sirvan. Cierro hablando de algo bien presente en la era de la híperconectividad: las típicas burlas al que se queda cerca de triunfar pero fracasa.

Criticar y burlarse es fácil, emprender y arriesgarse será siempre más duro. Una tarea reservada para el talentoso y arrojado, que no sólo tendrá que enfrentar a competidores en la cancha, el mercado o la chamba, sino también aguantar el coro burlón de los que sólo esperan el primer tropiezo para iniciar su cántico.

Ah, por cierto: otro consuelo del mediocre es la grilla. Tristemente, muchas veces los ineptos son malos para la chamba y unos maestros para grillar. ¿Qué hacer para lidiar con “el consuelo de un mediocre”? Le propongo 4 pasos:

1. Ignorar al individuo pequeño. Ese que siempre critica, que siempre se enfoca en lo negativo. El mediocre burlón y/o grillero.

2. Enfocarse en lo positivo. Reflexionar sobre el valor de lo logrado, sobre lo difícil que es llegar y lo trascendente que es “estar ahí”. Le recomiendo buscar alguna frase que encierre este significado positivo y repetirla.

3. Aprender de la derrota. La famosa introspección: analizar, detectar, corregir. ¿Cómo tener una mejor actuación si la oportunidad se presenta de nuevo?

4. Planear hacia el futuro. La nueva chance no llegará sola. Nuestro mundo es ultracompetitivo. Habrá que volver a luchar para “estar ahí” creando un plan detallado y calendarizado.

Para cerrar, dos sugerencias para los “burlones”. Primera, hay una línea tenue entre el humor y el generar un círculo vicioso de ataques mutuos imparables en el futuro.

Y segunda, vale la pena reflexionar: ¿esconde tu burla o grilla mediocridad? Y, de ser así, ¿es lo mejor que puedes hacer?

Para que Tigres, o cualquiera organización, se “vuelva de época”, hay que corregir los detalles que generan el tan odiado “ya merito”.

Posdata: David Roberts de Vox refleja perfectamente mi postura sobre la decisión de Trump de sacar a EU del acuerdo de París: “Mandar a la chingada a todos los países del mundo probablemente provoque problemas en el futuro”. Exacto. Otra más de Mr. Carrothead.

EN POCAS PALABRAS

“No hay secretos para éxito: es el resultado de la preparación, el trabajo arduo y aprender de los errores”.

Colin Powell, general norteamericano.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2