×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
17 Marzo 2018 04:00:00
¿Ya sabes quién va a ganar?
Hace poco conviví en un grupo pequeño con “ya sabes quién”. Y tras dos horas de una muy variada charla, confirmé varias cosas sobre Andrés Manuel:

* Adapta tono y mensaje a su audiencia. Ante el círculo rojo y empresarios es calmado y razonable.

* Su mente sigue estando llena de “complós”. En todo ve posibles confabulaciones y acuerdos sistémicos.

* Me sigue preocupando el simplismo de sus ideas.

Profundizo en este último punto. Platicamos de muchas cosas y, obviamente, se trató el tema de la posible amnistía a corruptos y criminales.

Por cierto, él cree que el crimen organizado será el problema más difícil de resolver. En eso tiene razón.

Precisamente por esto le pregunté: “Andrés, ¿y cómo te imaginas este diálogo por ejemplo con narcotraficantes? ¿Cómo lo organizarías?”

Piénselo: son muchos, están en todos lados, son ultraviolentos y se están matando entre ellos mismos. Hace mucho que se terminó la era de unos pocos grandes capos. Supongamos que se quisiera negociar (para mí, una pésima idea): la implementación está en chino. Pues le sacó la vuelta. Dijo algo así: “bueno, es una opción que tiene que estar abierta”.

Y luego siguió con generalidades de que el ejemplo importa mucho, etc. Le insistí: “¿pero por qué un narco dejaría plata y privilegios para irse a un trabajo mal pagado?”. De nuevo, respuesta vaga. Para mí es muy claro el pensamiento mágico de Andrés Manuel. Sobreestima el efecto de su liderazgo y su “buen ejemplo” para resolver problemas complejos.

Otra muestra, de nuevo sobre cómo resolver la crisis de inseguridad. Propuso algo así: coordinación e integración de fuerzas bajo su mando. “Crearíamos la guarda nacional”, añadió. Lo que decía me sonaba muuuy familiar, por lo que comenté: “¿no es algo parecido al plan de Peña cuando era candidato?”.

“Ah, pero Peña no sabe ni cuántos muertos hubo ayer. Yo estaría desde las 7 de la mañana al pendiente, al mando”, contestó.

Esa es la cosa: AMLO sobreestima el peso de su actuar. Es cierto que el apego al detalle y el buen ejemplo son muy necesarios. Hombre, de hecho marcarían diferencia contra el gran cinismo de tantos gobernantes actuales. Pero ni de lejos serán suficientes.

Se va a necesitar mucho más que magia y honestidad valiente para salir del atolladero. Ideas buenas, equipo apto y honesto, coordinación precisa y ejecución ingenieril calendarizada. No hay atajos.

Dejo el aspecto más preocupante para el final. Cada vez me queda más claro que López Obrador va a ganar.

Es muy astuto políticamente. Sabe que va muy arriba. Está consciente de que su peligro más grande es él mismo. Sólo Andrés puede descarrilar a Andrés. Por lo tanto, entonces, quiere “patear el bote”.

Busca no cometer osos. Obvio que platicamos de Napito. Nos echó su mismo rollo de que es un “perseguido político”.

Sabe que el nombrarlo senador provoca controversia, pero cree que esta no es fatal. Ah, aparte estima unos 200 mil votos del 50% del sindicato minero que asegura está con Gómez Urrutia. De nuevo, ingenio de zorro.

Cálculos políticos para sumar votos y para controlar la agenda de discusión, algo en lo que López Obrador también es un maestro. ¿Recuerda cómo lo hizo en la Ciudad de México con su conferencia mañanera? Bueno, hasta forzó a Fox a poner a su vocero, Rubén Aguilar, para intentar competirle (fallidamente) al rayito.

Prepárese para más minicontroversias creadas por Andrés Manuel para seguir en boca de todos. Vendrán más frases creativas como “si no se reparte bien el botín, hay motín”. Son el mero mole de AMLO.

Si el PRI y el PAN siguen enfrascados en acusaciones y lodo que buscan destrozar al candidato contrario, van a terminar por autodestruirse a sí mismos.

Y Andrés estará viendo esto feliz de la vida, tal como nos lo dijo en la charla. Así no van a poder. Creo que Pepe Toño está electoralmente muerto y que la única muy lejana esperanza de una competencia a López Obrador sería una campaña inteligente de Anaya. De otra forma, ya sabe usted quién va a ganar la elección.

En pocas palabras: “Apenas una línea muy delgada separa la risa del dolor, la comedia de la tragedia, el humor del dolor”, Erma Bombeck, autora estadunidense.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2