×
Norma Alvarado
Norma Alvarado
ver +
Lic. Norma V. Alvarado Martínez / [email protected] / Twitter: @NORMAVALVARADO / Facebook: Norma Alvarado. / Estudio Ciencias de la Comunicacion, es catedratica en la Universidad Autonoma del Noreste y en la Universidad Vizcaya de las Americas.

" Comentar Imprimir
19 Noviembre 2017 04:00:00
¡Ya te cargó el payaso!
Conforme transcurren los años, el destino se encarga de colocarte caminos o encrucijadas en los cuales, deberás escoger o tomar alguna decisión. Son esas determinaciones que dejarán huella permanente en ese trayecto llamado vida. Por ejemplo: Con quién casarte, qué estudiar, cambiarte de ciudad, etc. Son temas que de no hacer una elección correcta, terminarás siendo el más desdichado, más pobre o frustrado de tu casa, colonia o del mundo. ¡Imagínate que por seguir a tus amigos, escojas estudiar algo que no te gusta! ¡O casarte con el hombre o mujer [email protected]! ¡Vivir en una ciudad que no te agrada! ¡Ya te cargó el payaso, diría mi abuelita!

La toma de decisiones es el proceso mediante el cual se realiza una elección entre las opciones o formas para resolver diferentes situaciones de la vida en contextos tales como: laboral, familiar, sentimental o empresarial. Para tomar una decisión, es necesario conocer, comprender y analizar un problema, para posteriormente darle solución. En algunos casos, por ser tan simple y cotidiano, este proceso se realiza de forma casi imperceptible y se soluciona muy rápidamente. En otras ocasiones las consecuencias de una mala o buena elección pueden tener repercusiones catastróficas. Para evitar errores es necesario realizar un proceso estructurado que puede dar más seguridad e información para resolver el problema.

Todo está perfecto, solo que en la vida real la cosa es diferente. Ni tienes una metodología y por supuesto no haces caso de lo que te dicen sobre el tema. Les comento a mis alumnos, que otra cosa sería si “alguien” me hubiera dado los pro y los contra de diferentes carreras, es decir que hubiese tenido la forma de conocer, comprender y analizar una gama de disciplinas por las cuales decidir. ¡Probablemente la historia sería otra!

A colación del tema comentaré la historia de un buen amigo que tomó una gran decisión a pesar de muchas vicisitudes y ahora está al frente de una parroquia: - “Cuando recibí el llamado a la vida sacerdotal sentí mucho temor. Mi papá, había fallecido y mi hermana y yo trabajábamos para sostener a mi mamá. ¿Cómo reaccionaría ella al saber lo que quería hacer?

Renuncié a mi trabajo y me fui, según yo, de vacaciones. La realidad viaje al seminario de la Ciudad de México, para tener una jornada vocacional y descubrir qué quería Dios de mí... vencí el miedo a lo desconocido y maleta en mano, arribé a una ciudad que solo había visto por televisión. Regresé contento y a la vez triste. Me preocupaba mucho mi madre. Por varios días estuve pensativo, callado, nervioso y decidí dar el paso; emocionado le entregué la carta donde fui aceptado en el seminario… NO abrió el sobre, lo dejó en la mesa y me dio la espalda.

Cuando mis hermanos se enteraron, obviamente, se opusieron a que tomara este camino, me ofrecieron regalos, cosas materiales, que no me convencieron porque la decisión ya estaba tomada. El día que salí rumbo al seminario, mi madre ni la bendición me dio. Dejé todo, trabajo, familia, amigos, para seguir un camino que ahora me llena de gozo. Un día mi madre me dijo: ¡Estoy muy orgullosa de ti, porque mantuviste tu fe y no claudicaste! Al fin se convenció que no era un juego, que era mi libertad para optar por lo que yo quería, era mi vida y no la de los demás, era mi felicidad y no la de otros…

Cuando ella enfermó, sus palabras taladraron mi mente y corazón me dijo: ¡PERDÓNAME POR OPONERME A LO QUE TÚ QUERÍAS SER! El día de su funeral, yo, el que menos creían o esperaban, celebró su encuentro con Dios. Hoy estoy tranquilo y feliz de haber tomado esta decisión, agradecido con Dios por darme fortaleza para vencer mis miedos y llegar a ser el sacerdote que por muchos tiempo esperé”-. Hay determinaciones cruciales que marcan toda una vida. No desperdicies la oportunidad de analizar diferentes opciones, para que mañana no te digan… ¡Ya te cargó el payaso! ¡Abrazote de oso!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2