×
María del Carmen Maqueo Garza
María del Carmen Maqueo Garza
ver +
Coahuilense, médico pediatra, apasionada de la palabra escrita. Desde 1975 ha sido columnista en diversos periódicos regionales. Bloguera a partir del 2010. Participa activamente en el Taller literario “Palabras al viento”. Tiene varios libros publicados. Inquieta por la problemática social, en particular la relativa a nuestros niños y jóvenes. Sus colaboraciones invitan a asumir que la resolución de esos problemas es tarea común para todos. Su blog: https://contraluzcoah.blogspot.com/

" Comentar Imprimir
27 Enero 2019 03:47:00
Yalitza y la silla
Lamentable lo ocurrido en Tlahuelilpan, Hidalgo. Las imágenes quedan para la historia. Me recuerdan al Guernica de Picasso. Instantáneas en blanco y negro que inmortalizan una colorida fiesta popular que devino en tragedia.

Contra mi habitual dificultad para ponerle nombre al niño cada semana, esta vez el título llegó por delante, jalando a sus hermanas (las letras no natas) a salir a la luz y plasmar por escrito, lo que me venía dando vueltas en la cabeza. Hace unos cuantos días se dieron a conocer las nominaciones al Oscar, entre las que queda con una honrosa décupla la cinta Roma de Cuarón. Muy en particular me emocionó que Yalitza Aparicio quedara dentro de las candidatas a mejor actriz protagónica. El mensaje que percibo es que, contra los prejuicios que pesan sobre los grupos étnicos originales, esta vez el talento ha triunfado.

Quiero contrastar esta parte gloriosa de mi texto con lo sucedido en el estado de Hidalgo, ese mismo prejuicio que insinúa que el mexicano no tiene modo de salir adelante por su cuenta. Como destello vino a mi mente una memoria de mis 2 años de vida, caminaba distraída, me golpeé con una silla, y mi querida Mila se vino contra la silla, la regañó y le dio varios golpes, como nalgadas, en tanto se dirigió a mí para decirme: “Fue culpa de la silla, no tuya”. Recuerdo aquella sensación de consuelo, convencida de que en lo ocurrido, yo no tenía responsabilidad alguna. Poco duró la magia del momento, pues detrás de la nana apareció mi madre para sentenciar: “Te golpeaste porque ibas distraída, no es culpa de la silla, es responsabilidad tuya. Para la siguiente ten más cuidado”.

Así como muchas voces pretenden demeritar la actuación o la nominación de Yalitza por prejuicios, del mismo modo muchas otras claman por justicia ante una tragedia de la que se sienten víctimas y no responsables. Se aplica ese mecanismo tan habitual en nuestro México: “Si el muchacho roba, o se droga, o no trabaja, no es su culpa, es culpa de los amigos, o de la tele, o del raeggeton”. Lo mismo sucede esta vez, si los adultos andaban con sus bidones o garrafas, algunos de ellos acompañados de niños, hay un sinfín de razones que se esgrimen para deslindarse de culpa: “Fue a asomarse por pura curiosidad” o “Iba pasando”. En seguida viene lo más terrible, desplazar cualquier carga de responsabilidad fuera de ellos mismos: “Si los soldados hubieran actuado con determinación no habría ocurrido la tragedia”. El ejército estuvo varias horas intentando disuadirlos, y la reacción de los pobladores hacia los militares fue hasta violenta.

Hay mucho por hacer en nuestro vapuleado México, dolorosamente polarizado en elites multimillonarias que han hecho su fortuna dentro de la función pública con un cinismo despreciable. Ya he mencionado, yo no voté por López Obrador, pero reconozco que es el presidente electo, al que habrá que respaldar en sus decisiones, y si no nos parecen, expresarlo por conductos civilizados.

Freud habla de la proyección como un mecanismo de defensa a través del cual se busca adjudicar a elementos externos a la propia persona, un suceso determinado. Es justo lo que hemos venido haciendo los mexicanos desde largo tiempo atrás, y se vuelve a intentar ahora: La comisión de un ilícito (huachicoleo) provocó una explosión en la que más de un centenar han muerto y otros tantos, (si sobreviven) tendrán una calidad de vida lejana a la ideal. Esto no es responsabilidad del gobierno en turno. No corresponde esperar que las familias que resultaron afectadas porque uno de sus miembros sufrió quemaduras por la explosión, sean victimizadas ahora.

Mi tropiezo no fue culpa de la silla. Gracias, madre, por la lección.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5