×
Tomás Mojarro
Tomás Mojarro
ver +

" Comentar Imprimir
13 Agosto 2016 04:00:53
Zurda y testículos
Mañana es el Día Internacional de los Zurdos. Yo, con la puntualización del estudioso que desmiente el embuste de la historia oficial, continúo con el tema que inicié:

No “colibrí a la izquierda”, como nos lo presenta la historia. Por su instinto sanguinario y su aspecto espantable, Huitzilopochtli significa “colibrí siniestro”.

A propósito de los zurdos, y dejando de lado al matancero siniestro a quien fue destinado mi mensaje de ayer: ¿también es zurdo alguno de ustedes? ¿Sufre, por serlo, alguna discriminación? Porque tal es la condición de las masas: rechazar todo y a todos los diferentes. Pero la discriminación contra la mano zurda la ejercemos y padecemos todos, porque nos hemos mutilado de manera voluntaria la mano izquierda hasta convertirnos en hemipléjicos y manejarnos a 50% de nuestra capacidad manual, sin darnos cuenta del potencial que desperdiciamos.

Toda la civilización ha sido forjada con la mano diestra porque nos hemos mutilado de la otra mitad. ¿Por qué dejamos la zurda sin el adiestramiento de la diestra? ¿Por qué la cultura ancestral clasifica de negativo todo lo que concierne a la zurda? ¿Cómo, cuándo, por qué se originó semejante maldición? Una pista en el mito de la antigua Grecia: con la diestra cercenó Crono(s) la virilidad de Urano, mientras que con la izquierda le afianzaba los genitales, maniobra que la marcó de impura e indigna de la misma educación que la diestra, mutilando con ello nuestra potencia manual. Y a menospreciar la zurda.

Y ya que andamos por la recoleta región testicular: ¿cuál de sus manos colocó Jacob en la virilidad de un padre anciano y casi ciego mientras se hace pasar por Esaú, el primogénito, y de forma fraudulenta dar testimonio (testículo, la raíz del vocablo) para así apoderarse de la primogenitura y sus muchas ventajas? La diestra, sí, por supuesto. ¿Y con qué mano bendijo el viejo Isaac al tramposo, si no con la diestra? ¿En dónde están a estas horas, si nos atenemos al Libro, lo mismo el padre engañado que el hijo inescrupuloso, con todo y madre que le inspiró el fraude y lo ayudó a perpetrarlo? Ellos, a la diestra de Dios, según la Promesa. Para los ubicados a la zurda, la maldición. “¡Id, malditos, al fuego eterno!”, clama Jahvé en el Valle de Josafat a los desdichados, a los que ubicó a su izquierda.

Discriminación. El universo se divide en dos mundos que se atraen o repelen, se implican o excluyen según graviten hacia uno u otro sentido de los polos y mutuamente se complementen. Todas las oposiciones que presenta Madre Natura muestran ese dualismo dialéctico que para nosotros es motivo de discriminación: luz y tiniebla, día y noche, oriente y sur frente a norte y poniente. Por uno la vida asciende y resplandece; por otro desciende y se apaga y el mundo se oscurece. En la altitud moran los dioses; acá abajo, los mortales que se traga la tierra, y aún más abajo se ocultan las serpientes, y en la profundidad los demonios. Para la cultura de la discriminación el cielo es la diestra, y la tierra la zurda. Atroz.

Del tema se trató en la tertulia de anoche. La charla transcurría muy tranquila y oscilaba entre el activismo de los maestros y el de Norberto Rivera, ganancioso del vacío de poder que se advierte en la presente Administración. En aquel instante yo, y cuándo he de escarmentar, formulé la pregunta que me pareció bienintencionada.

(El lunes)
Imprimir
COMENTARIOS



top-add