×
hace 6 meses
Sonia del Valle

Cambia SEP enfoque de prevención

Reforma

Imprimir

Canceló en 2016 el Programa Escuela Segura, que prevenía la violencia, y creó el Programa de Convivencia Escolar, para combatir el acoso.

El programa Escuela Segura, que se puso en marcha en el sexenio pasado como una estrategia para prevenir la violencia al interior de los planteles fue eliminado en 2016.

Después de canalizar a las escuelas 2 mil 744 millones de pesos entre 2007 y 2015, la Secretaría de Educación Pública (SEP) decidió cancelar ese programa y crear uno nuevo, para atender el acoso escolar denominado Programa Nacional de Convivencia Escolar.

El año pasado, a este nuevo programa se le canalizaron 350 millones de pesos, pero para este 2017 se redujeron sus recursos a 260 millones de pesos.

La SEP arrancó el Programa Escuela Segura (PES) para prevenir la violencia escolar, sobre todo en los municipios de alta incidencia delictiva o polígonos de mayor inseguridad.

El programa operó en 3 mil planteles de educación básica, de los cuales cerca de 100 eran escuelas particulares.

El PES estaba dirigido a la prevención social del delito, como respuesta para combatir el narcomenudeo, el consumo de alcohol y la violencia al interior y exterior de los planteles escolares.

También impulsaba la participación social en acciones preventivas de seguridad pública de alumnos, padres de familia, personal docente y administrativo de las instituciones educativas de nivel básico.

Formaba parte, desde junio de 2007, de la estrategia nacional de seguridad Limpiemos México, la cual establecía vínculos de colaboración con diferentes instituciones, de forma prioritaria con la Secretaría de Seguridad Pública y su programa Comunidades Seguras; la Secretaría de Salud, con el programa nacional "Salud sólo sin drogas", y la Secretaría de Desarrollo Social con el Programa "Recuperación de Espacios Públicos".

Una de las estrategias que puso en marcha la SEP como parte del PES, fue el operativo Mochila Segura, del que se recibieron muchas quejas por parte de organismos de derechos humanos, porque se violaba el derecho a la privacidad de los alumnos.

Ante ello se realizó un protocolo para revisar las mochilas, que incluía que los padres de familia debían estar de acuerdo y presentes en las revisiones, y los maestros no podían tocar las pertenecías de los alumnos, ya que debían ser manipuladas por ellos mismos y con su consentimiento.

El operativo Mochila Segura se convirtió, sobre todo, en una acción aleatoria que se realiza en los planteles que estaban dentro del programa.

En la actualidad, el Programa Nacional de Convivencia Escolar está dirigido a favorecer los ambientes de convivencia sana y pacífica, para prevenir el acoso en planteles públicas de educación básica, propiciando condiciones para mejorar el aprovechamiento de los alumnos.

Las escuelas particulares no forman parte del programa y a las escuelas públicas se les hacen llegar materiales educativos dirigidos a estudiantes, personal docente, madres, padres, tutores, personal directivo y de supervisión escolar.

Los recursos se destinan a la producción y distribución de los materiales educativos y a acciones de difusión de la convivencia sana y pacífica, a la implementación, capacitación, asesoría y acompañamiento y al seguimiento, evaluación interna local y rendición de cuentas y a gastos de operación local.