×
hace 6 meses
Marco Arellano

En Jalisco, apostaron por innovar

Reforma

Salvador Quirarte presidente del Comité Organizador, justifica los cambios que vivió en Jalisco la Serie del Caribe, querían cambiar la forma de vivir los juegos.

Imprimir
Cuando se jugaba la sexta o séptima entrada del primer juego de la Serie del Caribe Jalisco 2018, desde el sonido local se invitada a la afición a que, al terminar el encuentro, desalojara el Estadio Panamericano, para limpiarlo y dejarlo en óptimas condiciones para el segundo juego del día.

Eso ocurrió día tras día durante todo el evento y desde la primera jornada los asistentes se quejaron por esta medida.

Si bien la mayor parte del boletaje se vendió por paquete para toda la Serie, el Comité Organizador buscó cambiar la forma de vivir los juegos, al expedir tickets por separado para los encuentros de la tarde y la noche. En anteriores ediciones, un boleto servía para toda la jornada.

"Para la gente que no está acostumbrada a entrar y salir, era muy molesto", comentó Salvador Quirarte, presidente del Comité Organizador. "Ellos están acostumbrados a que en el resto de las ciudades (de la LIMP) con el mismo boleto entraban en la mañana y se quedan para el juego de la noche.

"Lo de desalojar el estadio creo que fue muy positivo para el tema del volumen de gente que pudiera venir. Los juegos de la mañana (históricamente) están vacíos, nosotros lo hicimos de esta manera para que hubiera buenas entradas y muy buenas entradas en la tarde. Y así fue".

Para Quirarte, los comentarios negativos en torno a la organización de la Serie del Caribe también pasan por el tipo de autoridad y reglamentación que hay en Jalisco.

"Aquí la gente se molestó porque pasaron por un control de seguridad cuando no lo hicieron en Hermosillo o Culiacán, pero son plazas muy diferentes, la autoridad es diferente, las reglas que fija la autoridad son diferentes y nosotros no somos nadie para cambiar una regla o un acuerdo", señaló el directivo.

"Era un evento internacional y había que cuidarlo. La gente que principalmente se quejó fue de Culiacán y Hermosillo. Nuestro aficionado en Guadalajara está acostumbrado a esto porque así funciona aquí. Son mercados diferentes, escenarios diferentes, costumbres regionales diferentes, pero lo más importante leyes y reglamento diferentes".

Repele las quejas

Durante la participación de México en la Serie del Caribe Jalisco 2018 hubo muchos comentarios sobre si los Tomateros de Culiacán fueron apoyados por el Comité Organizador en alimentación y espacios para transmitir sus programas de radio y televisión.

El club sinaloense no lo expresó públicamente, pero mucha de la prensa que cubrió el torneo se enteró de las quejas.

"Tomateros pidió un espacio para su programa de televisión, pero ya estaba todo totalmente organizado, no podíamos improvisar de un día a otro", respondió a Salvador Quirarte, presidente del Comité Organizador. "Se les dio todas las facilidades, en todos los sentidos".

Sobre el tema de la alimentación, Quirarte explicó que la Confederación del Caribe le entregó un cuaderno de cargos que especifica las obligaciones que tienen con los cinco equipos participantes; según dijo, sólo aclara que a los jugadores deben darles viáticos.

"La Confederación dice tú le pagas a cada equipo, que viene una cantidad determinada, un bono por venir, más todos los costos por traslados", comentó.

"Nosotros cumplimos con ese monto y (la Confederación) te dicen que para no tener problemas con la alimentación se tiene que pagar 90 dólares diarios de viáticos a cada jugador. Si ellos quieren comer en los tacos o en el restaurante más caro de Guadalajara, a nosotros por escrito nos dijeron que 90 dólares. Si dicen: 'No nos dieron de comer', nosotros cumplimos con los 90 dólares. A ningún equipo le dimos alimentación".