×
hace 2 meses
César Martínez

Identifican a migrantes hallados en fosa

Reforma

La ONU-DH destaca que dar participación a las familias de los desaparecidos y a expertos independientes fue clave en la identificación.

Imprimir
Más de cuatro años y medio después de su desaparición, los restos de nueve migrantes guatemaltecos que cruzaban México para llegar a Estados Unidos fueron identificados de una fosa clandestina hallada en Tamaulipas.

El 10 de febrero de 2014, las nueve personas, entre ellas tres menores de edad, dejaron su país natal, en busca del sueño americano, sin embargo, lo último que sus familiares supieron de ellos fue que el 17 del mismo mes ya se encontraban en Tamaulipas.

Ante la falta de información sobre la situación de sus parientes, en mayo de ese año los familiares levantaron una denuncia ante autoridades estatales y federales.

Según la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), el 17 de febrero de 2015 se encontró una fosa clandestina en el ejido de Plan de Ayala, en el municipio de Güémez, Tamaulipas.

"El 23 de julio de 2018, los familiares fueron notificados de la identificación positiva de sus familiares en la Embajada de México en la Ciudad de Guatemala, Guatemala", informó la oficina de la ONU.

"Esta identificación es el resultado del esfuerzo y trabajo conjunto entre las autoridades, familiares de las víctimas, organizaciones que las acompañan y expertos forenses independientes propuestos por las familias", destacó Jan Jarab, representante de la ONU-DH.

El organismo destacó la colaboración entre la Procuraduría General de la República (PGR), la Fundación para la Justicia y Estado Democrático de Derecho (FJEDD), el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y los familiares de los nueve migrantes.

"El proceso llevado al cabo ha puesto en evidencia que dar participación a las familias de los desaparecidos y a expertos independientes fue clave para conocer el paradero de sus seres queridos", agregó Jarab.

Mediante un comunicado, la ONU-DH advirtió que para coronar el éxito de la identificación aún falta que los cuerpos sean repatriados a la mayor brevedad posible y respetando estándares internacionales, sobre todo en materia de dignidad de las personas, no revictimización y con un enfoque que tome en cuenta la condición de migrantes.

También recalcó el derecho de los familiares a conocer las circunstancias sobre el hallazgo de los restos y el proceso de identificación realizado.