×
hace 4 semanas
Elizabeth Mondragón

Incumplen norma 66% de harinas

Agencia Reforma

El 66% de las grandes marcas de harina de maíz que se comercializan en México utilizan un tipo de hierro que no es el recomendable.

Imprimir
El 66 por ciento de las grandes marcas harineras que se comercializan en México incumple las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del propio País para la fortificación con hierro en sus productos, según un estudio.

"Hay un gran problema de alimentación en México, en donde se estima que el 90 por ciento de las mujeres tiene una deficiencia de hierro, lo cual trae distintos problemas, como la anemia o la pérdida de bebés. Entonces se han hecho varias recomendaciones para lograr que se consuma hierro por medio de alimentos que se consumen con frecuencia, como es la harina de maíz", detalló Alice Delamare, de Changing Markets Foundation.

Según el estudio "Harina de otro costal: La fortificación de alimentos de México a examen", realizado por esta fundación y Proyecto Alimente, ocho de 12 marcas de harina de maíz son fortificadas con hierro electrolito, que no se absorbe eficientemente.

"La OMS recomienda que se utilice el sulfato de hierro y fumarato ferroso para la fortificación porque se absorben muy bien por el organismo, pero encontramos que empresas como Maseca, Soriana, Aurrerá, entre otras, no lo utilizan, por lo que no están contribuyendo a que se tenga una mejor alimentación", aseguró Delamare.

Se estima que la harina de maíz representa el 72 por ciento del cereal que consumen los mexicanos, por lo que tanto Delamare como Yatziri Zepeda, de Proyecto Alimente, consideraron sumamente importante que se fortifique correctamente.

"Las empresas pueden elegir qué tipo de hierro ponerle a su producto porque sólo hay una recomendación, no hay ninguna Ley que se los exija y ellos eligen el hierro que es más económico", dijo Zepeda.

En cuanto a los productos de harina de trigo, 13 de 22 cumplen con la recomendación. Sin embargo, cuatro no lo hacen y en cinco no es posible saber si están fortificados y por qué, ya que son productos importados que no cumplen con la normatividad del etiquetado mexicano, por ejemplo Pillsbury.

Las expertas hicieron un llamado al Gobierno mexicano a modificar la ley y exigir a las empresas harineras, tanto de productos de maíz como de trigo, cumplir con la recomendación de la OMS y así tener personas mucho mejor nutridas.