×
hace 9 meses
Alfredo González

Pelea industria de NL arancel acerero

Agencia Reforma

La industria de Nuevo León pidió al Gobierno y al Senado, que insistan en la eliminación de arancel al acero en Estados Unidos.

Imprimir

La industria manufacturera de Nuevo León se sumó a la demanda de otros organismos empresariales para solicitar al Senado y a los Gobiernos entrante y saliente, insistir ante sus homólogos estadounidenses en la eliminación de barreras comerciales para la exportación de acero mexicano a ese país.

"En Caintra, como representante de múltiples empresas de todos los tamaños en este sector, solicitamos a las autoridades entrantes y salientes y al Senado de la República, insistir con el gobierno estadounidenses para excluir a México de esta medida", afirma un comunicado de la Cámara de la Industria de Transformación, Caintra de Nuevo León.

Desde el 1 de marzo Estados Unidos impuso el impuesto de 25 por ciento contra la importación de acero de diversos países bajo el argumento de que representa "un riesgo a su seguridad nacional", bajo lo que prevé la Sección 232 de su Ley de Expansión Comercial, la cual data de 1962.

Desde el 1 de junio, el Go bierno estadounidense extendió la medida al acero procedente de México y Canadá, sus socios en el libre comercio.

Al igual que otros organismos, la Caintra se sumó a la petición de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero) y de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), a la que ambas pertenecen, en elogiar la negociación del Tratado de Libre Comercio México, Estados Unidos- Canadá (T-MEC).

Pero coincidieron con estas organizaciones en que es necesario exigir la eliminación del arancel de 25 por ciento que en Estados Unidos aplica desde el 1 de junio al acero mexicano.

"Prevalecen algunas medidas unilaterales contrarias a este espíritu de libre comercio que pueden reducir la competitividad", afirma el organismo empresarial.

"En específico, nos referimos a la medida 232, impuesta por Estados Unidos desde el 1 de junio pasado a todas las importaciones de acero procedente de México con un arancel del 25 por ciento".

Por separado, el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), una organización privada generadora de propuestas de política pública consideró que faltó una reacción oportuna para garantizar una competencia justa para las empresas siderúrgicas mexicanas en el mercado de Estados Unidos.

Aseguró que esto afecta el bienestar social, la creación de empleo y desarrollo productivo de México.

"A dos semanas de la firma del T-MEC, México sigue afectado por la Medida 232", afirma.

"México no ha tomado medidas espejo que permitan generar un entorno de equidad".

La Caintra advirtió que la medida representa un serio impacto a la industria acerera y a toda su cadena de proveeduría y no contribuye a la integración del contenido regional de los tres países.

"Dicho impacto se refleja en los más recientes indicadores de exportaciones; de junio a la fecha las exportaciones de acero de Estados Unidos a México se han mantenido, mientras que las de México a Estados Unidos han caído en más de un 30 por ciento".