×
hace 7 meses
Diana Gante

Pugnan por mejorar contratos de energía

Agencia Reforma

El Gobierno presiona a la IP para llevar negociación a límite y obtener mayores beneficios en los contratos de energía, dicen expertos.

Imprimir
La nueva Administración ha frenado contratos de proyectos del sector energético para llevar al límite de la negociación a empresas que los ostentan para obtener mayores beneficios, según especialistas.

Uno de los ejemplos mencionados es la renegociación que se lleva a cabo con las empresas propietarias de los gasoductos para el uso de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Esto genera incertidumbre en las empresas, pues representa un cambio en las condiciones de contratos previamente pactados, lo cual pudiera considerarse hasta ilegal, aseguró Casiopea Ramírez Melgar, analista de Fresh Energy Consulting.

Con esta presión, agregó la experta, las empresas se ven obligadas a negociar nuevamente los contratos para no afectar sus planes de inversión.

"Estos cambios repercuten en los servicios que generarían los contratos; a las empresas no les queda más que negociar con las instituciones, a pesar de que ya se había acordado antes de firmar el contrato, o apegarse a lo establecido en las cláusulas de incumplimiento y arbitraje establecidos en el mismo", reiteró Ramírez Melgar.

Por ejemplo, para el tema gasoductos, se busca modificar los términos pactados con las empresas constructoras, bajo el argumento de que no benefician a la Comisión Federal de Electricidad, al grado que han sido calificados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador como "leoninos".

"Aunque aún no se conoce lo pactado en diversos contratos, la preocupación es lo que viene a futuro, cómo continuarán avanzando los proyectos que se tienen en puerta y cómo desarrollará México su sistema energético si continúa la incertidumbre", comentó al respecto la especialista en energía Rosanety Barrios.

Otro caso es la intención de eliminar la cámara de compensación, mecanismo que se empleó en la tercera subasta eléctrica de largo plazo.

Este mecanismo funciona como un fondo de garantía para compradores y vendedores de energía eléctrica que entraría en operación en caso de que alguno presente incumplimientos.

Caso similar sucede en el sector de hidrocarburos, donde fueron suspendidas las rondas petroleras 3.3 y 3.2 hasta que la iniciativa privada muestre avance en sus niveles de producción.

"Si bien es cierto que no se está haciendo un cambio a las leyes, porque no se están tocando, sí están cambiando las condiciones y el Gobierno espera que se cumplan aunque están brincándose la ley ya establecida", finalizó la analista de Fresh Energy Consulting.