×
hace cerca de 2 semanas
Isabella González

Señalan pendientes con niñez por sismos

Reforma

Unicef advirtió que a un año de los sismos de septiembre, hay pendientes para garantizar derechos de niñez, como reconstrucción de escuelas.

Imprimir
A un año de los sismos de septiembre de 2017, aún quedan acciones pendientes para garantizar los derechos de la niñez y adolescencia afectada, alertó Unicef.

"México ha avanzado mucho desde 1985, pero tenemos la oportunidad de dar otro paso, podemos trabajar para que la próxima vez que México sea afectado por un sismo la afectación sea mínima y la recuperación sea más rápida", expresó Christian Skoog, representante de Unicef en México.

Al presentar, el "Informe de la situación humanitaria de niñas, niños y adolescentes a un año de los terremotos Unicef México", detalló que 7 millones de niños que viven en los estados afectados todavía tienen necesidades que no han sido cubiertas.

Skoog llamó a continuar con las acciones para atender a los niños, niñas y adolescentes.

La representante adjunta de Unicef, Pressia Arifin-Cabo, afirmó que durante la emergencia no hubo criterios claros de que la distribución de los apoyos fuera equitativa y, sobre todo, para los más afectados.

"Las familias con más contactos fueron las más beneficiadas, en cambio, las que tenían menos, por ejemplo, las que no tenían acceso a Internet, tenían mucho menos apoyo", explicó.

La especialista advirtió que el daño que sufrió la infraestructura educativa fue grave y lamentó que a la fecha la reconstrucción de todas las escuelas no ha concluido.

"Muchos niños se encuentran fuera de la escuela y hemos detectado una alta deserción escolar entre los jóvenes que dejaron la escuela para ayudar a sus familias en este periodo de crisis", dijo.

En el informe se indica que es necesario fortalecer los esquemas de recopilación de donativos de alimentos para que los niños no vean afectada su salud en casos de desastres y fomentar la práctica de la lactancia materna.

México necesita desarrollar programas de emergencia que cubran las necesidades básicas de grupos vulnerables como familias con niños y adolescentes para evitar que las afectaciones sean irreparables a largo plazo, expuso el organismo.

En Oaxaca y Chiapas, destacó, todavía hay 3 mil 444 escuelas parcial o completamente dañadas y advirtió que en dichos estados, aunque el abastecimiento de agua a hogares se ha ido restableciendo paulatinamente, la cantidad de agua que les llega es disminuido.

Unicef observó que la vida de la comunidad en general ha cambiado sustancialmente a causa de los terremotos y aseguró que las necesidades de atención psicosocial siguen vigentes en los niños y los servicios disponibles para atenderlos son limitados.

En ese sentido, el organismo de las Naciones Unidas urgió recuperar espacios adecuados y seguros para que los niños puedan aprender, socializar y esparcirse y reconstruir el sector educativo.