×
hace 9 meses
Rodolfo G. Zubieta / Enviado

Su clave: perseverancia

Agencia Reforma

Dice Morgan Freeman que el mayor consejo que tiene es jamás desistir.

Imprimir
Para ser un actor exitoso se requieren muchas herramientas, pero quizás ninguna es tan vital como la perseverancia. Para Morgan Freeman, esa es la clave de su éxito en Hollywood.

"El único verdadero logro que he conseguido por mí mismo en mi vida es simplemente tener el coraje de seguir adelante. Ese es el único consejo que tengo para los jóvenes: que sigan siempre adelante.

"A todo el mundo siempre le digo que la mejor manera para perder,es renunciar. En este negocio es extremadamente difícil mantener la pasión, la fortaleza y la esperanza", puntualizó.

A su parecer, la carrera de actor está llena de obstáculos y la competencia en el mundo es brutal. Sin embargo, si uno se mantiene enfocado, cosas maravillosas pueden suceder.

"Existen miles de personas que, como tú, esperan esa oportunidad de que alguien les abra las puertas y puedan cumplir sus sueños. Mantenerse cuerdo hasta que eso llegue, requiere de muchas cualidades.

"Una de estas, la más tambaleante y engañosa de todas, es tener suerte. Pero si se mantienen en el camino, con los ojos en la meta, es casi seguro que podrán crear su propia suerte".

Freeman, cuando ya había conseguido fama gracias a la serie familiar The Electric Company, estuvo a punto de tirar la toalla a inicio de los años 80, pues vivió una escasez de propuestas laborales.

"En diciembre de 1980 hice una cinta con Cicely Tyson (The Marva Collins Story), pero después no tuve proyectos como por dos años más. Yo vivía angustiado, creía que mis 15 minutos de fama habían pasado.

"Ese tiempo fue muy difícil para mí, pues necesitaba urgentemente otro trabajo. Justo cuando debía decidir si darme por vencido o dedicarme a otra cosa, Paul Newman llegó y me dio un papel en Harry & Son, que también dirigió. Desde entonces no me he vuelto a desanimar... así es esta carrera".

Con más de 120 créditos en su filmografía, el cariño incondicional del público y la crítica, y una gran cantidad de premios a la trayectoria, Freeman, de 80 años, se siente más inspirado y vivo que nunca.

Curiosamente, el ganador del Óscar (por su papel en Golpes del Destino) no se considera un ejemplo a seguir. Para él lo que verdaderamente inspira es cuando alguien hace bien su trabajo con pasión.

"Tom Hanks se me hace un gran ejemplo a seguir. Él exuda confianza y todo lo que hace lo aprecias o al menos yo lo he hecho siempre. Me encanta como actor y como persona.

"Cuando eres actor, tu mayor responsabilidad es encontrar la verdad en tu personaje. Descúbrela y cuéntala. Eso es en lo que realmente soy bueno", aseguró Freeman.